Comienza en la Habana una crucial ronda de negociaciones con las FARC
El jefe de la delegación del Gobierno colombiano, Humberto de la Calle (c), llega este miércoles con su equipo a la sede de las negociaciones en La Habana - efe

Comienza en la Habana una crucial ronda de negociaciones con las FARC

Desaliento en la mesa de diálogo y entre los colombianos porque solo se ha llegada a un acuerdo en casi un año

Actualizado:

Tras más de 50 años en conflicto, la noticia pasa desapercibida en los diarios. Este miércoles y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombiase reanuda en Cuba el décimo sexto ciclo de las negociaciones entre el Gobierno (FARC). Y el desaliento tanto en la mesa como entre los colombianos es grande. De La Habana sólo se filtran noticias que hablan de las tensiones entre ambos lados por el ritmo lento del proceso. En una mesa de negociación seria pero sobre todo silenciosa, sólo ha salido un acuerdo de los cinco previstos y la certeza de que los diálogos se extenderán más allá de 2013, a pesar de que el presidente Juan Manuel Santos había sido enfático de que sólo les daría un año de plazo.

El año de plazo se cumple en noviembre próximo. Que haya humo blanco es improbable, más aún cuando se avecinan las elecciones presidenciales de mayo de 2014, donde el tema de la paz con las FARC será una carta electoral importante. Santos, a todas luces, apostará por su reelección. Y tener un as verde con la paz es parte de su apuesta ganadora. Las FARC lo saben y lo están utilizando en la mesa.

«Es muy infrecuente un proceso de paz que dure menos de dos años»No en vano este miércoles mismo, poco antes de que se instalaran las mesas, el jefe máximo de las FARC, alias «Timochenko», insistió en que el ritmo lento se debía al Gobierno y al interés en su reelección del presidente Santos. «A pocos meses de terminar su mandato, abocado a la necesidad de mostrar resultados que justifiquen su reelección, el presidente Santos observa con angustia que sus planes militares de exterminio contra las FARC fracasaron. Y que las FARC tampoco aceptan someterse en la mesa como soñaba».

Los analistas se muestran cautos y hablan de no acelerar las cosas. Uno de los más citados por los medios colombianos es el español Vicenç Fisas, director de la Escuela de Cultura de Paz de la Universidad Autónoma de Barcelona. «Un análisis de 25 procesos de paz, algunos finalizados y otros todavía abiertos, permite constatar que un ciclo de negociaciones dura varios años, y que es muy infrecuente un proceso que dure menos de dos años».

Lo que dice Fisas coincide con analistas colombianos, quienes consideran que, como mínimo, el proceso de paz requiere un año más de plazo. La evidencia es que en 12 meses de conversaciones solo existe un acuerdo parcial sobre el primer tema de la agenda: tierras y desarrollo agrario.

Cuestiones sensibles

Bien lo explicó al diario «El Colombiano»Alejo Vargas, director del Centro de Pensamiento y Seguimiento al Diálogo de Paz de la Universidad Nacional. El primer y único logro hasta ahora se concretó tras seis meses de discusiones. «Hay dificultades y tensiones normales en una negociación compleja, por ejemplo, en los temas jurídicos y la refrendación de posibles acuerdos».

En cuanto a los plazos, considera que, sin ser indefinidos, el diálogo requiere tiempos razonables. Faltan temas sensibles por abordar como la participación política, las víctimas, el fin del conflicto, la solución a los cultivos ilícitos y la refrendación si se logra un acuerdo de paz definitivo. Habrá qué ver.