Los rebeldes sirios se parten en tres
Un combatiente del Ejército Libre Sirio, en Alepo - reuters

Los rebeldes sirios se parten en tres

Desesperada llamada a la unidad del Ejército Libre Sirio tras la defección de los yihadistas de Al Qaida y los salafistas apoyados por Arabia Saudí

Actualizado:

El desesperado llamamiento a la unidad del Ejército Libre Sirio (ELS), el grupo rebelde sirio más conocido en el exterior, apunta a que la oposición armada al régimen de Damasco se ha partido definitivamente en tres: el bloque del ELS -apoyado por los gobiernos occidentales-, los yihadistas apoyados por Arabia Saudí, y los yihadistas leales a Al Qaida.

El comando central del ELS difundió ayer un comunicado en el que pide a todos los grupos que combaten en Siria a Al Assad que se mantengan unidos en torno al brazo político, la llamada Coalición nacional de oposición. Esta organización habría quedado en total descrédito entre los rebeldes más radicales, tras lo que se interpreta como un "fracaso" por la no intervención armada de Estados Unidos.

Después de la defección anunciada por los grupos rebeldes afines a Al Qaida, en particular el más feroz y combativo, Al Nusra, vino la de los grupos también radicales que financia el régimen de Arabia Saudí. El pasado 1 de octubre un total de 50 grupos armados, que luchan contra Al Assad dentro de Damasco y en el cinturón de la capital, anunciaron la creación de su propio bloque, el Ejército del Islam. Su líder, Zahran Alloush, es el representante de los intereses de Arabia Saudí en la guerra.

Tanto los salafistas del Ejército del Islam como los yihadistas de Al Qaida buscan la caída de Al Assad y la constitución de un régimen islamista en Siria regido por la Sharía. Les separa la geoestrategia. Al Qaida quiere utilizar una victoria en Siria como un eslabón más en su revolución islamista en todo Oriente Próximo, y, por el contrario, Riad quiere limitar la insurrección a Siria y controlarla para evitar el contagio.