Distribución de la minoría alauita en la región
Distribución de la minoría alauita en la región - wikimedia

Cómo quedaría Siria tras su balcanización

Drusos y alauitas ya gobernaron sus propios Estados bajo el Mandato francés

Actualizado:

La guerra en Siria evoluciona inevitablemente hacia la plena balcanización, tal y como indicó la ONU en un informe publicado a finales de 2012 en el que calificó el conflicto como «abiertamente sectario». En esta tragedia, la mayoría suní y las minorías religiosas y étnicas del país defienden sus propios intereses, entre otros, la tierra en la que viven. Una circunstancia que podría derivar en la desmembración del país, y en el surgimiento de nuevos Estados. No obstante, bajo el Mandato francés los alauitas, que habitan la costa, y los drusos, que pueblan el sur, gobernaron sus propias entidades. [Consulta la ficha anexa]

Muchos expertos apuntan la posibilidad de que el régimen, controlado por la minoría alauita a la que pertenece la familia de Bashar al Assad, pudiese liderar la creación de un Estado gobernado por esta secta, pero al respecto no existe unanimidad. En opinión de Barah Mikail, experto en Oriente Medio de la Fundación para las Relaciones Internacionales y el Diálogo Exterior (Fride), «todo lo que se dice sobre la disposición de Assad a liderar un país alauita para mantener su rol de jefe es exagerado». El investigador no cree que el dictador renuncie a gobernar sobre todo el país, «por lo menos a medio plazo».

Assad no renunciará a gobernar sobre todo el país, «por lo menos a medio plazo»Por otra parte, la costa siria ya no es un territorio homogéneo, ya que tras el estallido de la guerra muchos sirios no alauitas han elegido este lugar como refugio. «Y además, los alauitas quieren preservar sus casas y favorecer a sus familias en sus lugares de origen, pero al mismo tiempo se sienten parte de la totalidad del país», sostiene. Con todo, Mikail admite que el parecer de esta minoría religiosa podría cambiar en el futuro, «especialmente si accediesen al poder individuos o movimientos suníes o anti-alauitas».

En relación con los drusos, el experto de Fride destaca que esta minoría religiosa que habita el sur de Siria siempre se ha posicionado del lado de quienes ejercían el poder. «No confían en las alternativas a Assad, que están representadas por la Coalición Nacional Siria, de manera que, a corto plazo, seguirán sintiéndose parte de la nación siria. Pero, por supuesto, si Assad cayese podrían revisar su punto de vista», afirma Mikail. Uno de los interesados en la creación de un Estado druso sería Israel, «dado que legitimaría de alguna manera el “carácter judío”» del Estado hebreo. En cualquier caso, no parece cercana esta posibilidad y, en opinión del investigador, tampoco está claro que, llegado el momento, esta minoría religiosa solicitase o aceptase ayuda de Israel.

La minoría étnica y la Cruz

Los kurdos, que no forman una minoría religiosa pero sí son la principal minoría étnica de Siria, dominan el nordeste del país, en el que podrían formar su propio Estado. O una autonomía, como la que tienen en Irak. En cualquier caso, «la mayoría de los kurdos sirios, que están políticamente muy divididos, desea obtener más derechos y acceder a alguna forma de autonomía pero, en general, no hablan de crear su propio Estado», aclara al respecto Barah Mikail.

No obstante, el experto cree que el miedo a la reacción turca aleja aún más si cabe esta posibilidad. «La primera víctima del surgimiento de una entidad kurda en Siria, tuviese esta la forma que tuviese, sería Turquía», sostine Mikail. En su opinión, Ankara, que está negociando con la guerrilla independentista del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) para anticiparse a cualquier movimiento en este sentido, teme que el nuevo Estado o autonomía diese ideas a sus kurdos, que ya superan el 30% de la población otomana.

Por otra parte, los cristianos, desperdigados por toda Siria, tendrían más difícil hacerse fuertes en una determinada zona del país. «Además, aunque todos los cristianos sirios se sientan más o menos parte de una misma comunidad, no sabemos si estarían dispuestos a reunirse en una misma zona», apunta Mikail. «A esto hay que añadir que el nacionalismo sirio pro-Assad, así como el nacionalismo árabe -que fue creado y defendido por líderes políticos cristianos como Antoun Saadeh y Michel Aflaq- se encuentran más arraigados entre los cristianos ortodoxos griegos que en el resto de la comunidad cristiana», asegura el experto, que afirma que por el momento nada indica que vayan a crearse cantones cristianos a lo largo y ancho de Siria.