Los islamistas egipcios, preparados para una nueva jornada de protestas
Apoyo en las calles de El Cairo a Mursi - efe

Los islamistas egipcios, preparados para una nueva jornada de protestas

Un policía y un civil han muerto en un ataque de desconocidos a un puesto de la Policía en un barrio de El Cairo

Actualizado:

Los partidarios del depuesto presidente egipcio Mohamed Mursi instaron hoy al pueblo a «liderar manifestaciones multitudinarias» de este viernes 30, y a reforzar la campaña de desobediencia civil contra los «golpistas». En una rueda de prensa en El Cairo, la islamista Coalición para la Defensa de la Legitimidad, que incluye a los Hermanos Musulmanes, aseguró que las protestas, bautizadas «El pueblo recupera su revolución», sorprenderán a «los golpistas».

Islam Tawfik, miembro de dicha alianza y de la cofradía, dijo a Efe que tomarán las calles muchos más jóvenes de los que se manifestaron el 25 de enero de 2011, fecha de comienzo de la revolución que desbancó del poder al régimen de Hosni Mubarak. «Saldrán sin miedo para continuar su revolución y para iniciar una desobediencia civil que muchos de ellos ya llevan a cabo boicoteando a los medios de comunicación que apoyan al golpe de estado», subrayó. Este integrante de la Hermandad añadió que la marcha principal se dirigirá de la mezquita cairota de Al Sahaba al palacio presidencial de Al Itihadiya, ambos en el barrio de Heliopolis, sin ofrecer más detalles sobre sus planes de movilización.

Este llamamiento viene tras el efectuado por los Hermanos Musulmanes, que alentaron horas antes a los egipcios a iniciar mañana una «intifada» (levantamiento popular) para «recuperar su revolución» y acabar con el golpe militar que el pasado 3 de julio derrocó a Mursi. Durante la rueda de prensa, la alianza islamista pidió a las organizaciones de derechos humanos que formen un frente nacional para investigar «los últimos crímenes contra el pueblo egipcio» y juzgar a sus autores. La coalición solicitó también a la Fiscalía General de Egipto la puesta en libertad «inmediata» de los detenidos, así como dejar de inculparles con «acusaciones falsas».

Las autoridades egipcias han lanzado una campaña de detenciones contra altos cargos y miembros de la cofradía en distintas provincias del país, y han impuesto fuertes medidas de seguridad, debilitando así la capacidad de movilización de los islamistas. El máximo líder de los Hermanos Musulmanes, Mohamed Badía, fue detenido el pasado día 20 y ahora está en prisión preventiva en la cárcel de Tora, junto a sus colaboradores Jairat Al Shater, Rashad Bayumi y otros destacados políticos islamistas.

Además de condenar esta persecución, la alianza criticó otros pasos dados por las autoridades durante la etapa transitoria, como la enmienda de la Constitución. El secretario general del partido islamista de Al Adl, Magdy Qorqor, denunció que la Carta Magna «se está enmendando clandestinamente» y que esos cambios pueden suponer la vuelta del «régimen autoritario».

Qorqor, que leyó un comunicado de la coalición, afirmó que las modificaciones sitúan a las Fuerzas Armadas y a la magistratura por encima de la Constitución. Por otra parte, destacó que apoyan a la revolución siria pero rechazan cualquier intervención militar extranjera en ese país, que -a su juicio- «llevará a la división de la región a favor de los sionistas y amenazará la seguridad de Egipto».

Los islamistas intentarán demostrar mañana que mantienen su capacidad de convocatoria, muy mermada en las últimas semanas, entre temores a una nueva escalada de la violencia, que desde el golpe militar se ha cobrado más de mil vidas en todo Egipto.

La respuesta del gobierno

El Ministerio del Interior de Egipto ha subrayado, por su parte, estar preparado para proteger los edificios gubernamentales y religiosos, incluso con el uso de fuego real, de cara a la nueva jornada de manifestaciones convocadas por la organización islamista Hermanos Musulmanes para este viernes.

Así, ha destacado que el uso de munición real está justificada por su derecho a la legítima defensa, al tiempo que ha subrayado que las manifestaciones convocadas anteriormente por Hermanos Musulmanes han estado «plagadas» de actos de «caos y sabotaje», según ha informado el diario egipcio «Al Masry al Youm».

Ataque a la Policía

Un policía y un civil han muerto y otro agente ha resultado herido en un ataque de desconocidos a un puesto de la Policía en un barrio del este de El Cairo, coincidiendo con esta nueva convocatoria de protestas de los islamistas. El Ministerio egipcio del Interior informó en un comunicado de que los atacantes se trasladaban en dos coches y dispararon de manera indiscriminada hacia el control.

La víctima civil falleció al ser alcanzado por los disparos cuando caminaba cerca del puesto policial, situado en el barrio de Al Nuzha Al Guedida. Los atacantes se dieron a la fuga y las fuerzas de seguridad iniciaron una operación para capturarles, según la nota de Interior. Este ataque se produce en medio de un imponente despliegue policial y militar en El Cairo, que han cortado arterias vitales de la ciudad para evitar las protestas convocadas por los islamistas.