La Justicia egipcia acusa a Mursi de asesinato y secuestro
Seguidores de los Hermanos Musulmanes y de Mursi exigen ayer en El Cairo su liberación - efe
egipto

La Justicia egipcia acusa a Mursi de asesinato y secuestro

Decreta prisión provisional para el depuesto presidente por planear con Hamás «acciones enemigas contra el país»

Actualizado:

La justicia egipcia ha ordenado prisión preventiva durante quince días para el depuesto presidente Mohamed Mursi por supuestamente contactar con el grupo palestino Hamás para perpetrar «acciones enemigas contra el país» y el asalto a una cárcel. El juez Hasan Samir, del Tribunal de Apelación de la capital, adoptó esta medidas tras interrogar a Mursi sobre las pruebas presentadas en el caso, informó la agencia estatal Mena.

El expresidente es también sospechoso de estar implicado en el asesinato de algunos presos y oficiales de la policía, así como del secuestro de responsables de seguridad. Otros cargos que se le imputan son el de haber atacado instalaciones de las fuerzas de seguridad, el asalto e incendio de la prisión de Wadi Natrun, al norte de El Cairo, haberse fugado de esa cárcel, facilitar la huida de otros reclusos, destruir documentos del presidio y asaltar varias comisarías.

Los Hermanos Musulmanes, grupo al que pertenecía Mursi hasta su llegada a la presidencia, ha rechazado las acusaciones contra él, calificándolas de «ridículas» y asegurando que son una clara señal de la vuelta al antiguo régimen. «No las tomamos en serio, ni mucho menos. Vamos a seguir con nuestras protestas en la calle. De hecho, creemos que ahora más gente se dará cuenta de lo que este régimen representa realmente: una vuelta a la época de Mubarak, que aplica una fuerza brutal», indicó un portavoz de la Hermandad, Gehad El-Haddad, citado por Reuters.

Desde el golpe de estado que lo depuso el 3 de julio, Mursi se halla en paradero desconocido retenido por el ejército. Desde esa fecha, la fiscalía ha emitido varias órdenes de arresto contra dirigentes de los Hermanos Musulmanes, entre ellos su guía espiritual, Mohamed Badía, por su supuesta implicación en actos de violencia.

«Rumores»

Mursi estuvo recluido en Wadi Natrun durante la revolución que derrocó el régimen de Mubarak entre enero y febrero de 2011, pero logró escapar a los dos días de su detención gracias al caos que reinaba en los presidios tras la desbandada de los guardianes.

El 4 de julio, la justicia emitió una orden para prohibir la salida del país a Mursi por supuestamente haber insultado al poder judicial junto a otros ocho dirigentes de los Hermanos Musulmanes.

Hace tres días, el jefe del Gobierno de Hamás en Gaza, Ismail Haniye, negó toda implicación de su movimiento en Egipto y pidió a los medios de este país que dejen de publicar acusaciones «falsas». «Todo lo publicado en los medios egipcios de que Hamás interviene en los asuntos de Egipto es totalmente incorrecto y falso. No hay pruebas para esos rumores», dijo Haniye.