Nuevas detenciones y enfrentamientos por el parque Gezi de Estambul
Un policía dispara gas lacrimógeno hoy en la plaza Taksim - EFE
TURQUía

Nuevas detenciones y enfrentamientos por el parque Gezi de Estambul

Las autoridades vuelven a clausurar el lugar horas después de su reapertura, mientras la policía arresta a la cúpula de la Plataforma de Solidaridad con Taksim

Actualizado:

Se mantiene el pulso entre el gobierno turco y los manifestantes a propósito del parque Gezi, en Estambul. Tras dos semanas de trabajos de renovación, la reapertura del parque estaba prevista para ayer. Y la ceremonia llegó a celebrarse, incluyendo visita y discurso del gobernador, Hüseyin Avci Mutlu. Durante un par de horas, el lugar volvió a estar plácidamente abierto al público.

«Este parque es para la gente de Estambul. Convertir un parque que pertenece a nuestra sociedad en un área para la protesta es una tortura para la sociedad. La gente de Estambul reclama su parque. Pondré los medios para que se ejerza el derecho a la protesta para quienes nos lo pidan», declaró Mutlu.

Pero eso fue todo. En torno a las seis de la tarde, la policía volvió a desalojar con firmeza a todas las personas que se habían acercado al lugar. Muchos de ellos acudían a una convocatoria de la Plataforma de Solidaridad con Taksim, la iniciadora de las protestas contra las obras de renovación de la plaza –que incluían la destrucción del parque-, que no se da por vencida.

Contundencia policial

Los agentes volvieron a emplear chorros de agua, gas lacrimógeno y balas de goma para dispersar a los manifestantes. En los subsiguientes incidentes fueron detenidos los treinta representantes de la Plataforma, junto con Mücella Yapici, representante de la Cámara de Arquitectos e Ingenieros, y Ali Çerkezoglu, de la Cámara Médica de Estambul. Mientras esta última asociación se mostró muy activa aportando apoyo médico a los manifestantes durante las protestas de junio, la anterior es la que ha conseguido que un tribunal administrativo decrete la paralización de las obras de Taksim.

A pesar de los arrestos, la situación no alcanzó los niveles de dramatismo del pasado sábado, en el que se produjeron los peores enfrentamientos entre policía y manifestantes desde mediados de junio. Un ejemplo del nivel de crispación lo aportó el puñado de hombres que, cuchillo en mano, se echaron a las calles a atacar a los opositores antigubernamentales.

Uno de ellos, identificado con las siglas S.Ç., fue filmado empuñando un machete de medio metro de largo, amenazando a los transeúntes e incluso pateando a una mujer que pasaba a su lado. Las imágenes han desatado cierta polémica, pues muestran cierta condescendencia por parte de la policía hacia estos exaltados, que no obstante fueron arrestados al poco rato.

La prensa turca publicó ayer detalles del incidente. De acuerdo con el diario «Milliyet», S.Ç. es un comerciante del área de Talimhane –situada junto a la plaza de Taksim- con una deuda personal de unas 600.000 liras turcas (en torno a 240.000 euros), y cuyo negocio habría sufrido graves pérdidas debido a las protestas. Además, el individuo tiene antecedentes por secuestro, según el periódico «Hürriyet Daily News». El comerciante fue puesto en libertad por un tribunal, a la espera de juicio.