Los choques entre coptos y musulmanes en Egipto dejan tres muertos y más de cien heridos
Cristianos coptos se ocultan tras columnas de la catedral durante los enfrentamientos en El Cairo - reuters

Los choques entre coptos y musulmanes en Egipto dejan tres muertos y más de cien heridos

Cuatro cristianos murieron el sábado en la localidad de Al Jusus. Durante su entierro ayer en El Cairo se produjeron nuevos enfrentamientos

Actualizado:

Al menos tres personas han muerto y más de un centenar han resultado heridas en los disturbios desencadenados este domingo en El Cairo y la localidad de Al Jusus tras el funeral por cuatro cristianos fallecidos el sábado, ha informado la televisión oficial.

En la capital egipcia al menos dos personas perdieron la vida y 89 resultaron heridas durante los incidentes en las inmediaciones de la catedral de Abasiya, donde se celebraron las exequias. Además, en la localidad de Al Jusus, al norte de El Cairo, una persona sucumbió a las heridas sufridas el domingo en los enfrentamientos entre musulmanes y cristianos en las proximidades de la iglesia de Mar Girgis, que también dejaron catorce heridos.

Los choques tienen su origen en el estallido de violencia hace dos días entre fieles de ambos credos en Al Jusus por motivos aún confusos: mientras hay quienes sostienen que todo comenzó por una discusión entre un taxista musulmán y una pasajera cristiana, otros dicen que fue por la muerte de un joven musulmán. Otras fuentes apuntan a que los choques estallaron después de que unos menores dibujaran unos grafitis en los muros de un instituto dependiente de Al Azhar, la institución suní más importante del país, lo que acabó en una pelea con armas blancas.

Incluso el número de víctimas del sábado varía según la fuente consultada, ya que hay quienes indican que hubo cinco muertos —un musulmán y cuatro cristianos— y otros que fueron cuatro.

Ayer domingo, miles de coptos dieron su últimos adiós a cuatro cristianos que perdieron la vida en esos choques, en unas exequias que acabaron en una batalla campal en las cercanías de la catedral de Abasiya y en la reanudación de los enfrentamientos en Al Jusus.

Calma precaria

El origen de los disturbios en El Cairo también es incierto. Fuentes policiales y activistas cristianos afirmaron que todo comenzó cuando un grupo de desconocidos lanzó piedras cuando salían los asistentes en la catedral. Sin embargo, una fuente del Ministerio del Interior dijo que a la salida del templo algunos participantes en los funerales dañaron varios vehículos aparcados en la zona, lo que soliviantó a los vecinos y desencadenó los enfrentamientos.

Esta mañana, una calma precaria reinaba en las inmediaciones de la catedral, escenario de los disturbios que se prolongaron hasta altas horas de la noche, donde hay un gran despliegue policial.

El Frente de Salvación Nacional (FSN), la principal alianza opositora de Egipto, ha culpado a los Hermanos Musulmanes, al presidente Mohamed Mursi y al Ministerio del Interior de los disturbios de ayer. Por su parte, los Hermanos Musulmanes afirmaron en un comunicado difundido anoche que «existen cerebros que quieren causar un conflicto sectario todos los días para que el país no tenga estabilidad».

La Alta Representante para la UE, Catherine Ashton, que ayer visitó Egipto, expresó su preocupación «extrema» por los incidentes en la catedral. En una nota, Ashton señaló que se puso en contacto con la Presidencia egipcia a la que instó «rotundamente a la contención y a que las fuerzas de seguridad controlen la situación».