Muere Ieng Sary, cofundador de los Jemeres Rojos de Camboya
Ieng Sary - afp

Muere Ieng Sary, cofundador de los Jemeres Rojos de Camboya

Tras el fallecimiento de Pol Pot en 1998, estaba siendo juzgado junto a dos antiguos responsables del genocidio que diezmó este país asiático en los 70

Actualizado:

No ha dado tiempo a condenarlo por el genocidio de los Jemeres Rojos. Como a muchos otros de sus compinches, la muerte le ha atrapado antes que la Justicia. A los 87 años, y mientras era juzgado por un tribunal internacional en Phnom Penh, este jueves ha fallecido Ieng Sary, cofundador junto a Pol Pot de los tristemente famosos «Campos de la Muerte» que exterminaron a la población de Camboya entre 1975 y 1979. De los siete millones de habitantes que tenía entonces este país del Sureste Asiático, se calcula que casi dos millones perecieron por ejecuciones sumarias, hambre, extenuación o precarias condiciones sanitarias cuando los Jemeres Rojos intentaron imponer una utópica sociedad agraria y comunista totalmente al margen del mundo.

Tras el siniestro Pol Pot y Nuon Chea, ideólogo del movimiento, Ieng Sary fue el número tres del régimen al actuar como ministro de Exteriores de la República Democrática de Kampuchea, como los Jemeres rebautizaron a Camboya. Detenido en 2007, estaba siendo procesado por genocidio y crímenes contra la Humanidad por una corte internacional patrocinada por la ONU junto a Nuon Chea, de 86 años, y Kheiu Samphan, el exjefe del Estado que ahora tiene 81 años. En el banquillo de los acusados también se había sentado Ieng Thirith, su esposa de 81 años y entonces responsable de asuntos sociales, pero en noviembre de 2011 fue absuelta por padecer Alzheimer.

«Duch» Kaing Guek Eav

De momento, el único Jemer Rojo que ha sido condenado es «Duch» Kaing Guek Eav, quien a sus 70 cumple cadena perpetua por dirigir la cárcel Tuol Sleng S-21. Reconvertida en centro de interrogatorios y torturas, por esta antigua escuela de la época colonial francesa pasaron entre 15.000 y 20.000 prisioneros y sólo sobrevivieron una veintena, como el pintor Vann Nath, fallecido en septiembre de 2011.

Nacido en el sur de Vietnam el 24 de octubre de 1925 bajo el nombre de Kim Trang, Ieng Sary estudió en los años 50 con una beca en Francia, donde, al igual que Pol Pot, se contagió del espíritu comunista de la época. Tras regresar a Camboya en 1957, el «Camarada Van», como era conocido, enseñó Historia en una prestigiosa escuela de la capital, pero al mismo tiempo se enroló en los movimientos clandestinos comunistas que habían surgido con la independencia. Junto a su cuñado Pol Pot, que se había casado con Khieu Ponnary, la hermana de su esposa, Ieng Sary formó el embrión de los Jemeres Rojos, que luego traerían tanto horror a Camboya.

Tras ser derrocados por el Ejército de Vietnam en 1979, los Jemeres formaron una guerrilla que se refugió en la jungla camboyana, donde Pol Pot falleció en 1998 mientras sus antiguos compañeros lo mantenían en cautividad. Dos años antes, Ieng Sary había desertado junto a miles de soldados tras haber sido acusado por sus camaradas de apropiarse de millones de dólares amasados con los negocios de opio, piedras preciosas y madera que los Jemeres habían montado en la frontera con Tailandia.

Perdonado por el rey Norodom Sihanouk a instancias del primer ministro Hun Sen, otro antiguo Jemer Rojo que había desertado en los años 70, Ieng Sary contó incluso con un pasaporte diplomático y disfrutó de una vida opulenta hasta que la justicia llamó a la puerta de su villa en Phnom Penh. Aunque negó todos los cargos y descargó la responsabilidad en Pol Pot y Nuon Chea, la muerte se lo ha llevado antes de que pudiera responder por el genocidio de Camboya.