François Hollande, el presidente más impopular de la V República francesa
El presidente francés, Francois Hollande, durante una ceremonia en París, el año pasado - reuters

François Hollande, el presidente más impopular de la V República francesa

Desde el Gobierno del general Charles de Gaulle, que terminó en 1969, ningún otro presidente fránces ha tenido una cota tan baja

juan pedro quiñonero
Actualizado:

Decenas de miles de manifestantes en toda Francia protestan contra la política social de François Hollande, que ha batido su propio récord de impopularidad, la más baja de todos los presidentes de la V República, a los diez meses de ser elegido jefe del Estado.

Según los últimos sondeos, el 70 % de los franceses tienen mala o muy mala opinión del presidente Hollande, que solo cuenta con la estima del 30 % de sus compatriotas.

A los diez meses de su elección, Sarkozy contaba con un 37 % de opiniones positivas, Chirac con un 40 % y Mitterrand con un 57 %.Giscard, Pompidou y el general de Gaulle también contaban con una estima nacional sensiblemente superior.

Según los mismos sondeos, la opinión pública teme que Hollande sea sencillamente incapaz de afrontar los graves desafíos pendientes. De hecho, el jefe del Estado ya ha reconocido personalmente que no podrá cumplir «este año» sus promesas electorales sobre el paro, el crecimiento económico y el saneamiento de la nación.

Hollande ha reconocido que podrá cumplir «este año» con sus promesas

Sin embargo, el vespertino Le Monde afirma que Hollande está preparando nuevos recortes y más austeridad. En cambio, los sindicatos mayoritarios desde hace varias semanas atrás denuncian una agravación constante de la crisis social.

Las protestas se multiplican

A lo largo de toda la jornada del martes, más de doscientas manifestaciones de protesta contra la política social de Hollande se sucedieron en toda Francia. Centenas de millares de trabajadores se tiraron a la calle para protestar y denunciar el inmobilismo gubernamental.

Los sindicatos anuncian nuevas jornadas de protesta nacional. Y los líderes de la izquierda de la izquierda, como Jean-Luc Mélenchon, presidente del Frente de izquierdas, hacen campaña contra Hollande y su gobierno: «Hollande está haciendo la misma política de Sarkozy. Para ese viaje no se necesitaban alforjas. Los trabajadores, las clases medias, son las primeras víctimas de una austeridad que Hollande no había anunciado. Él había hecho campaña prometiendo crecimiento económico y menos austeridad. Una vez en el Elíseo, Hollande olvida sus promesas y pone en práctica la misma política que Sarkozy. O peor, ya que con Sarkozy sabíamos a qué atenernos. Mientras que Hollande está traicionando a sus electores».

«Hollande está traicionando a sus electores»