Asesinan a un líder opositor tunecino con varios disparos en la cabeza
Una multitud de tunecinos se concentra en repulsa por el asesinato del líder opositor Chukri Bel Aid - efe

Asesinan a un líder opositor tunecino con varios disparos en la cabeza

Su hermano ha acusado directamente al partido gubernamental del atentado, mientras estos condenan el crimen. Más de mil personas se han reunido en la sede de Interior para protestar

Actualizado:

El líder de la formación opositora tunecina Partido Patriótico Democrático, Chokri Belaid, quien se había mostrado muy crítico con el Gobierno de la formación islamista Ennahda, ha fallecido este miércoles tras sufrir varios disparos en la cabeza cuando abandonaba su vivienda en la capital de Túnez.

La esposa de Belaid ha confirmado a la emisora tunecina Radio Mosaique que su marido sufrió al menos dos disparos cuando salía de su vivienda en un suburbio de Túnez. "Mi hermano ha sido asesinado y estoy desesperado y muy triste", ha declarado, por su parte, el hermano de la víctima, Abdelmayid Belaid, quien no ha dudado en acusar directamente a Ennahda del crimen, según han informado Al Yazira y Radio France Internationale (RFI).

Se desconocen de momento los motivos del asesinato. El pasado sábado, Belaid —quien promovía una alternativa laica e izquierdista al Gobierno islamista surgido de las elecciones de octubre de 2011— denunció que "mercenarios" a sueldo de Ennahda habían intentado atentar contra los asistentes a una reunión de su partido.

Manifestación inmediata

Tras conocerse la noticia, más de mil personas se han manifestado este miércoles ante la sede del Ministerio del Interior para protestar por el asesinato, gritando lemas como "Vergüenza, vergüenza, ha muerto Chokri", "¿Dónde está el Gobierno?" o "El Gobierno debe caer", según ha confirmado Reuters desde el lugar. Las fuerzas de seguridad han acordonado la zona.

El portavoz del Gobierno, Samir Dilou, ha calificado el crimen de "odioso" y el primer ministro, Hamadi Jebali, ha declarado a Radio Mosaique que se trata de "un asesinato político contra la revolución tunecina" cuyo objetivo era "silenciar la voz de Belaid". Asimismo, ha pedido calma a los ciudadanos a fin de evitar la "anarquía" y se ha comprometido a intentar desvelar la identidad de los autores del asesinato. En este sentido, ha precisado que, según los primeros datos, el responsable de los disparos era un hombre ataviado con una 'kachabia', una chilaba tradicional en el país.

Condena de Ennahda

Por su parte, el dirigente de Ennahda Ameur Laarayedh ha condenado el crimen y ha reclamado la apertura de una investigación, al tiempo que ha asegurado, en declaraciones a Radio Mosaique, que el objetivo de los responsables era perjudicar a la estabilidad del país.

Ennahda obtuvo el 42 por ciento de los escaños en las elecciones de octubre 2011, las primeras desde la revolución que en enero del mismo año puso fin a los casi 25 años de dictadura de Zine el Abidine Ben Alí. Desde entonces, Ennahda gobierna en coalición con dos partidos laicos, el Congreso para la República --la formación del presidente del país, Moncef Marzuki-- y Ettakatol.

El Gobierno se ha enfrentado recientemente a numerosas protestas a causa de las dificultades económicas. Aparte, en los últimos tiempos han aumentado la sospechas sobre la entrada de armas en el país por parte de milicianos vinculados a Al Qaeda decididos a establecer un Estado islámico.