Vicky Martín Berrocal: «Lo único que espero es que esta situación no nos devore»
entrevista

Vicky Martín Berrocal: «Lo único que espero es que esta situación no nos devore»

La diseñadora lanza una colección de papelería mientras ultima su primera línea de bolsos

madrid Actualizado:
VMB
VMB

Valiente y soñadora. Son dos cualidades que podrían definir muy bien la personalidad de Vicky Martín Berrocal y, como a ella, a su carrera en el mundo de la moda. Su trabajo es su pasión y de ahí se entiende una trayectoria profesional de nueve años en el que acaba de subir un nuevo peldaño. Esta semana ha presentado su último proyecto: la colección de papelería VMB Vicky Martín Berrocal by Safta. Una tendencia muy común en los últimos años entre los grandes diseñadores que nos trae a la Vicky más práctica (mochilas, neceseres, bandoleras, fundas de ordenador y monederos, además de carpetas, libretas y estuches).

Se muestra feliz ante un proyecto nuevo y distinto que cuenta con su sello personal: «Le he querido dar un toque español, muy del sur, con la blonda de encaje y la rosa color fucsia, como homenaje a ese traje rojo que le dio un antes y un después a mi carrera». Se refiere al traje de flamenca que fotografió Annie Leibovitz y que se expuso en el escaparate de los almacenes Harrods, gracias a un acuerdo entre la cadena de tiendas de Mohamed Al Fayed y la Oficina de Turismo de España en Londres. «Es alucinante que quieran contar conmigo para esto porque significa dar un salto, un salto pequeño, pero salto al fin y al cabo. En estos tiempos es un lujo poder seguir trabajando en lo que se inició como un sueño y, ahora, es una realidad», confiesa a ABC.

Han pasado muchos años desde que esta sevillana, hija del empresario taurino José Luis Martín Berrocal, ambicionara algo más que dirigir una tienda de moda con la firma de Ángel Schlesser en Sevilla. Ahí nació su propia marca, impresa en trajes de flamenca que se presentaban en 2006 en el Salón Internacional de Moda Flamenca (SIMOF). A los diseños de faralaes se unieron las colecciones de novia y de fiesta y, desde este mes de septiembre, también su primera colección de vestidos de madrina, bolsos de piel de Ubrique (que se lanzará en octubre) y papelería. «Hay algo más que tengo que guardarme porque no puedo decir nada, pero se presentará en dos o tres semanas».

Inquieta y con mil planes en la cabeza, se prepara también para el desfile que realizará en Hong Kong con la firma de joyas Piaget: «Será dentro de un mes, es mucho esfuerzo pero es alucinante poder desfilar allí con 15 prendas. Hay otros proyectos en Colombia, Puerto Rico y Los Ángeles. Este invierno lo tengo fuerte». Y la siguiente pregunta no se puede quedar en el tintero, para cuándo una colección de ropa de calle: «Muchas señoras me paran por la calle y me dice que haga ropa “casual”, pero las prisas no son buenas y yo voy poco a poco. No sé si estoy preparada porque soy mi único equipo creativo, no se puede correr tanto». No quiere correr pero ya se ha «enganchado» a Twitter para conectar con su público porque, según ella, «es increíble, una publicidad gratuita que llega a miles de personas».

Prudencia, en los tiempos que corren

Aún así la prudencia es una de las cualidades que le han hecho esperar casi cinco años hasta decidirse a cambiar su tienda (situada en una zona poco comercial) por otra en un lugar más céntrico en Sevilla. «Hay que apostar. Espero abrirla en esos tiempos, que me dan mucho miedo. Las cosas están muy difíciles pero ahí voy a echar el resto». La venta es una habilidad que domina. Lo aprendió de su madre, que regentaba una tienda en Huelva donde Vicky, desde los 12 años, también trabajaba cuando no tenía que estudiar: «Mi madre es la culpable de que me guste la moda de esta forma desmesurada y yo se lo transmito a mi hija». Su hija Alba le ayuda dándole ideas a través de recortes de revista y es la única que ve sus colecciones antes de presentarlas al público. «Ojalá continúe con la que su madre empezó», asegura la modista. Porque el diseño es un arte que quiere transmitir en su nuevo establecimiento: «Quiero enseñar a las clientas que seguimos haciendo artesanía pura, que no nos hemos ido a China y que nos gusta cómo se hacen las cosas en España». Las cosas que ella «hace» tienen la silueta de una mujer. Es realmente lo que le inspira a la hora de imaginar un diseño. Una figura femenina donde destacan las curvas. Vicky Martín Berrocal tiene claro que seguir la moda no es convertirse en una «fashion victim» y «una mujer tiene que vestirse para estar guapa».

Con las ideas claras su siguiente sueño es lanzar su producto fuera de España, concretamente a Iberoamérica: «Creo que allí mis diseños encajarían a la perfección. Quiero seguir soñando, diseñando. Lo único que espero es que esta situación de crisis no nos devore».