José Fernando, durante la vista de este martes
José Fernando, durante la vista de este martes - EFE

Todos los detalles del juicio del hijo de Ortega Cano

A José Fernando le acusan de quebrantar en dos ocasiones la orden de alejamiento

MADRIDActualizado:

José Fernando, hijo adoptivo del extorero José Ortega Cano y de la fallecida cantante Rocío Jurado, ha sido juzgado este martes por quebrantar dos veces la orden judicial de alejamiento que le interpuso su expareja, Michu. El joven fue pillado por la Policía en enero en un coche con ella y un mes más tarde acudió a verla al hospital donde se encontraba ingresada su expareja.

«Fui porque ella estaba mal; corría riesgo su salud y la de mi hija. Me había tomado un par de cervezas y me había metido unas cuantas rayas», ha explicado en el primero de los dos juicios consecutivos el joven, que ha acudido hoy al Juzgado penal número 2 de Jerez de la Frontera (Cádiz) desde el centro penitenciario en el que está ingresado de forma preventiva por estos hechos.

El fiscal ha pedido que sea condenado por dos delitos de quebrantamiento de orden de alejamiento, penados con entre seis meses y un año de prisión cada uno de ellos.

Tras el juicio, y a la espera de que el próximo jueves se conozcan las dos sentencias, José Fernando ha podido abrazar a su hermana, Gloria Camila, antes de regresar a prisión a la espera del fallo. No es la primera vez que está en prisión. Fue condenado en 2014 a un año y nueve meses de cárcel por el robo violento de un coche tras un incidente en un club de alterne de Sevilla.

Incumplimiento sistemático

El pasado mes de enero, José Fernando ya fue detenido tras una huida en coche y a pie, después de ser sorprendido por la Guardia Civil con su expareja en el aparcamiento de una venta del término municipal de Arcos de la Frontera (Cádiz).

Y posteriormente el 12 y el 14 de febrero fue detenido otras dos veces por acudir a visitar a su pareja al Hospital de Jerez, en el que ella estaba ingresada por una dolencia cardiaca. Dos días después volvió a ser detenido tras ser encontrado sin camiseta y durmiendo en la misma cama del hospital con ella.

La joven, en avanzado estado de gestación, ha contado en el juicio que ella quiso que fuera a visitarla al hospital y que, tras el primer encuentro, había remitido al juzgado varias cartas pidiendo que levantaran la orden de alejamiento.

La abogada de José Fernando ha pedido tres meses de prisión por el primer quebrantamiento de la orden de alejamiento y la absolución para el segundo. Y ha sostenido que se le deben aplicar las atenuantes de haber actuado bajo los efectos del alcohol y los estupefacientes (sustancias por la que ha seguido tratamientos, según la letrada, en cinco centros distintos), en un arrebato pasional al saber que su pareja «corría riesgo de muerte», pues necesitaba un trasplante de corazón y por haber mediado el consentimiento de la víctima en estas visitas al hospital.