Las dos tiaras que puede elegir Alessandra de Osma para su boda con Christian de Hannover

La elección de la joven está entre la diadema floral, la misma que eligió su cuñada Ekaterina para su boda con Ernst August de Hannover, o la tiara Brunswick, procedente del joyero de la emperatriz Josefina, esposa de Napoleón

MADRIDActualizado:

La boda de Alessandra de Osma y Christian de Hannover es, sin duda, el mayor evento de este fin de semana y una de las bodas reales más esperadas este año, con permiso del príncipe Harry y Meghan Markle.

Carolina de Mónaco con la diadema floral
Carolina de Mónaco con la diadema floral- REUTERS

La pareja ya contrajo matrimonio por lo civil, en un acto en el que la joven peruana volvió a demostrar su buen gusto a la hora de vestir. Pero en esta nueva ceremonia, Sassa de Osma, con tratamiento de Alteza Real, dispondrá de algo único: el joyero de la Casa Hannover. Y en él se incluyen dos auténticas piezas históricas, la diadema floral y la tiara Brunswick. Una de las dos adornará, probablemente, la cabeza de 'la princesa de los Andes' este fin de semana.

Podría decantarse, como hizo su cuñada Ekaterina Malysheva en su boda con el príncipe heredero Ernst August de Hannover, por la tiara floral, una impresionante joya realizada en plata y oro con cientos de diamantes y motivos florales. La pieza data del siglo XIX, aunque se desconoce su origen exacto, y tanto Carolina de Mónaco como Chantal Hochuli la lucieron en varias ocasiones.

Boda de Ekaterina Malysheva y Ernst August de Hannover
Boda de Ekaterina Malysheva y Ernst August de Hannover - GTRES

Lo cierto es que esta tiara es perfecta para 'coronar' a una novia el día de su boda, ya que entre los motivos que representa está la madreselva, una planta que se entiende simboliza el amor eterno. Además, su 'peso' es menor que el de la otra joya de la familia, la tiara Brunswick, reservada para la princesa de Hannover y que solo Carolina de Mónaco se atrevió a utilizar.

De la emperatriz Josefina a los Hannover

La tiara Brunswick fue un diseño especial para la emperatriz Josefina, esposa de Napoleón. En 1913, la pieza llegó a manos de Hermann Jürgens, joyero de la corte sajona, a quien se había encomendado encontrar un regalo de bodas para la princesa Victoria Luisa de Prusia, hija del emperador Guillermo II y abuela mterna de la Reina Sofía.

La princesa iba a casarse con el príncipe Ernesto Augusto III de Hannover, futuro duque de Brunswick, en una unión estratégica para poner fin a los enfrentamientos entre los Hannover y los Hohenzollerne tras la anexión del reino de Hannover al reino de Prusia.

La princesa Carolina en la boda de Federico de Dinamarca
La princesa Carolina en la boda de Federico de Dinamarca - REUTERS

La joya recibió el nombre del ducado del novio y fue utilizada en multitud de ocasiones por la princesa Victoria Luisa. Tras su muerte en 1980, la tiara desapareció hasta 2004, cuando Carolina de Mónaco, entonces esposa de Ernesto de Hannover, la rescató para la boda de Federico de Dinamarca.

Lo cierto es que se desconoce si la pieza está en manos de Carolina de Mónaco o de la familia alemana, ya que la hermana de Alberto de Mónaco sigue siendo princesa de Hannover, al estar separada pero no divorciada del príncipe Ernesto. Por tanto, no está claro si la tiara está a disposición o no de Alessandra de Osma para su gran día.