El Príncipe Harry y Meghan Markle, el pasado sábado, a su salida del Castillo de Windsor - AFP / Vídeo: Quién es Meghan Markle

Los retos de Meghan Markle como Duquesa de Sussex

Mañana estrenará su agenda oficial en Buckingham con una fiesta por el 70 cumpleaños del Príncipe Carlos

ENVIADA ESPECIAL A WINDSORActualizado:

Los fuegos artificiales que iluminaron el cielo sobre Frogmore House, a poco más de un kilómetro del castillo de Windsor, pusieron el broche final a una boda rompedora, con la que Meghan Markle quiso subrayar sus orígenes y sobre todo, quién es. La manera en la que moldeó algunas de las tradiciones de los Windsor para adaptarlas a su personalidad da una cierta idea de cómo afrontará su nuevo papel dentro de la Familia Real británica, ya convertida en Duquesa de Sussex. Y aunque su marido ocupa el sexto puesto en la línea sucesoria, la corona británica ha dejado patente que quiere otorgar más protagonismo a las nuevas generaciones, por lo que ejercerá un papel bastante visible.

Meghan ya tiene su perfil en la página web oficial de la Familia Real. En su biografía se pone el foco en su compromiso con las causas sociales y su implicación con varias ONG. «Mientras rodaba en Toronto, trabajó como voluntaria cocinando sopas». Se señala también que desde 2014 pertenece a la organización One Young World y que desde 2015 es embajadora de las Naciones Unidas en temas de participación política y de liderazgo de las mujeres. «Estoy orgullosa de ser una mujer y una feminista», reza la contundente con la que se cierra el perfil.

Durante los meses previos a la boda, Meghan ha sido instruida en las tradiciones de la casa real, protocolo y relaciones diplomáticas. Esto incluye desde cómo saludar a los dignatarios a cómo comportarse en compromisos reales y sobre todo, las complejidades de la vida en palacio. Ahora llega el momento de ponerlo en práctica. Mañana se estrenará en su primer acto oficial como Duquesa de Sussex en una fiesta en el jardín del Palacio de Buckingham para celebrar el 70 cumpleaños del Príncipe Carlos. Aunque en realidad los cumplirá el próximo 14 de noviembre, al ser una fecha tan redonda ya han comenzado con los fastos.

A diferencia de otras parejas reales, como los Duques de Cambridge, Harry y Meghan han pospuesto su luna de miel para comenzar de inmediato a cumplir sus obligaciones reales. La fiesta de mañana, ofrecida por la Reina, congregará a invitados de más de 400 organizaciones benéficas de las que el Príncipe Carlos ejerce como patrón. Siguiendo los pasos de la Princesa Diana, Meghan se volcará de lleno en labores benéficas y ahora ya ejerce como cuarta patrona de la Fundación Real creada por Harry, Guillermo y Catalina de Cambridge.

En la agenda oficial de los Duques de Sussex, también está confirmada su presencia en Sydney en octubre para los Juegos Invictus. Se espera que la pareja continúe su gira con visitas a Nueva Zelanda, Fiji y Tongal. Fuentes de palacio aseguran que los recién casados se enfrentan a una segunda mitad del año con una agenda muy apretada.

En el ámbito personal, Meghan, de 36 años, y Harry, de 33, tratarán de formar una familia rápido. Varios amigos de la exactriz y su ex agente Gina Nelthorpe-Cowne han revelado que Meghan «tiene muchas ganas» de ser madre.

Embajadora de firmas de moda británicas

El mayordomo real Grant Harrold también comparte esta idea: «Al igual que cualquier pareja de recién casados, el momento de tener hijos es personal, pero estoy seguro de que la pareja querrá tener hijos en un futuro no lejano, para que tengan una edad cercana a los sobrinos de Harry», declaró al «Daily Mail».

Y además de su papel como madre y Duquesa de Sussex, pronto reafirmará su condición de embajadora de la moda británica, con un gran valor para la industria del Reino Unido por su conexión con EE.UU. Los expertos predicen que la boda real por sí sola traerá 150 millones de libras a la industria de la moda británica.

«La Familia Real tiene una larga tradición de defender las marcas británicas y es muy probable que le hayan aconsejado que seleccione prendas de las casas de moda británicas para apoyar al Reino Unido», sostiene Emma Usher de RunRagged, una destacada consultora de celebridades. El «efecto Meghan» es imparable.