El Príncipe Harry y Meghan Markle
El Príncipe Harry y Meghan Markle - EFE

Un «puff» y unos cuadros con sus nombres: los regalos del inolvidable viaje a Marruecos del Príncipe Harry y Meghan Markle

El matrimonio ha realizado la última escapada antes de que nazca su primer hijo, que se espera que lo haga el próximo mes de abril

Actualizado:

El viaje de los Duques de Sussex, el Príncipe Harry y Meghan Markle, ha llegado a su fin. Este lunes, en su último día de visita a Marruecos, la famosa Alcazaba de los Udayas, uno de lo lugares emblemáticos de la capital marroquí, donde recorrieron su jardín andalusí y descubrieron como turistas la artesanía del país.

A su llegada a esta fortaleza fundada en el siglo XII por los moriscos expulsados de España y considerado uno de los monumentos más antiguos de Rabat, la pareja británica fue recibida a ritmo de música «gnawa», de indudable sabor africano.

EFE
EFE

Dentro del jardín se había organizado una pequeña demostración de las diferentes disciplinas de la artesanía marroquí, distribuidas en puestos a imitación de los barrios que los distintos oficios ocupan todavía en las medinas y los zocos de Rabat, Marrakech y Fez.

Meghan y Harry paseaban de un puesto a otro mientras escuchaban las explicaciones de los artesanos sobre su trabajo de tradición centenaria y que los singulariza dentro del mundo árabe. Los artesanos celebraron la visita de los duques de Sussex con gestos de hospitalidad y les regalaron artículos que se llevarán como souvenirs de su estancia magrebí: un «puff» de cuero cosido a mano, una bandeja de bronce, y unos cuadros con los nombres de la pareja escritos en caligrafía árabe.

EFE
EFE

En cada ocasión, el Príncipe Harry saludaba «a la marroquí», llevándose la mano al corazón tras estrechar la de su interlocutor e inclinando levemente la cabeza, un detalle que no pasó inadvertido. El Príncipe ha mostrado durante su viaje un gran interés por las tradiciones marroquíes -como las que rodearon la ceremonia de la «henna» de Meghan-, y no ha dejado de comer los dátiles que en cada momento le presentaban, mientras que Meghan, con su embarazo de siete meses, declinaba cortésmente cada ofrecimiento.

Los marroquíes no olvidarán estos gestos, pues en su cultura es muy apreciado el huésped que toma lo que se le ofrece, mientras que el que rehúsa, por muy educado que sea, suele ser tachado de distante.

ÉFE
ÉFE

El último día de la estancia de la pareja británica en Marruecos, había empezado con una visita a la Federación Real Ecuestre donde el matrimonio pasó revista a los pura sangre árabes, antes de escuchar una disertación sobre la equinoterapia, un método usado para promover la rehabilitación física y mental de los niños discapacitados.

Harry y Meghan -que llevaba un cómodo atuendo compuesto por una chaqueta militar, una camiseta de rayas y pantalón negro, que cambió por otra ropa algo más elegante en la alcazaba- descubrieron las instalaciones de la federación y los caballos del lugar, unos animales por los que británicos y árabes comparten pasión.

EFE
EFE

La pareja también tuvo su «momento gastronómico», ya que habían preparado para ellos una demostración culinaria con los principales platos y dulces del país magrebí, orquestada por el Chef Moha, uno de los más reputados a nivel internacional.