Carmen Franco en el aeropuerto de Miami hace dos años
Carmen Franco en el aeropuerto de Miami hace dos años - fotonews

El periplo cubano de la duquesa de Franco

La madre de Carmen Martínez-Bordiú se aleja de la polémica del Pazo de Meirás volando al Caribe

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Está claro de dónde le viene a Carmen Martínez-Bordiu (65 años) su pasión por recorrer el mundo y contarlo posteriormente en jugosas exclusivas que realiza cámara en mano. Al menos, eso era lo habitual en tiempos de su matrimonio con José Campos. La noticia hoy no es que «la nietísima» se haya escapado a las antípodas, ni tan siquiera que se mueva de plaza en plaza tras los pasos de algún torero de tronío. Lo que llama la atención es que su madre, la duquesa de Franco, a sus 90 años de edad haya hecho las maletas para poner rumbo a Cuba junto a una amiga. Carmen Franco tiene la intención de visitar La Habana y disfrutar del clima caribeño y, también, de la simpatía de los cubanos, siempre pendientes de los recién llegados para ofrecerse como guías.

El viaje de Carmen Franco coincide con la polémica que gira, una vez más, en torno al Pazo de Meirás (La Coruña) y las cerca de setenta denuncias por parte de quienes han querido visitar la que fuera residencia de vacaciones de Francisco Franco y que hoy es propiedad de su hija. De un tiempo a esta parte, algunos cuestionan esa propiedad, dado que el pazo fue casi un impuesto que tuvieron que pagar los vecinos de la localidad y no una compra real, pues se trató de un regalo a Franco cuando estaba en el poder.

Puertas cerradas

Tras muchas conversaciones, se consiguió que la familia aceptara abrir unos días al mes esta fantástica residencia, que podrían visitar las personas que previamente reservaran cita los días acordados. Hoy los denunciantes aseguran que no se ha cumplido la norma y que, tras hacer sus reservas, cuando llegan al pazo se lo encuentran cerrado a cal y canto. La Xunta ya ha abierto diligencias informativas para que la familia Franco abra el pazo a las visitas del público, tal y como establece la ley de Patrimonio Cultural de Galicia. Fuentes de la familia aclaran que ellos siguen con su compromiso firme de abrir cuatro días al mes, como ya hicieron a finales del pasado mes de agosto. Parte de los Franco pasan temporadas de verano en Meirás.

Lo del Pazo tiene pinta de ser una polémica cíclica que difícilmente cesará, puesto que hay quien considera que tiene que devolverse al pueblo, algo que para nada comparte el primogénito de la duquesa, Francis Franco. Su madre ha optado por quedarse al margen del asunto y marcharse al Caribe.