Miguel de Rumanía junto a su hija, la princesa Margarita, en 2011
Miguel de Rumanía junto a su hija, la princesa Margarita, en 2011 - REUTERS

Miguel de Rumanía se aparta de la vida pública por una leucemia crónica

Cede el título de monarca a su hija mayor, la princesa Margarita

EFE
Actualizado:

Miguel de Rumanía anunció ayer que cede desde este miércoles su título de monarca a su hija mayor, la princesa Margarita, tras haber sido diagnosticado de «leucemia crónica».

«En las últimas semanas he recibido la noticia de un diagnóstico médico serio, en un momento en el que la familia y el país celebran 150 años de la fundación de la dinastía y el Estado rumano moderno», transmitió en un mensaje el antiguo soberano, de 94 años de edad.

«Estoy seguro de que mi hija Margarita, heredera de la Corona, encontrará la sabiduría y la fuerza para representarme y para llevar a cabo todas mis acciones públicas», prosiguió el exmonarca.

«He pedido al Consejo Real que continúe al frente y aconseje a la heredera de la Corona», concluyó.

El Consejo Real se reunió a petición del Rey Miguel I en Morges, Suiza, para abordar su estado de salud. «Los diagnósticos del equipo médico son: carcinoma epidermoide metastásico y leucemia crónica», declaró un miembro del Consejo Real a través de un vídeo colgado en la página oficial del monarca.

El monarca seguirá ahora un tratamiento complejo que le impedirá aparecer en público después de haber sido operado.

Miguel I de Rumanía, de 94 años, hijo del Rey Carlos II y de Elena de Grecia, reinó en Rumanía entre 1927 y 1930 bajo regencia y, luego, entre 1940 y 1947. Ese año fue depuesto tras la llegada al poder de los comunistas. El ex soberano vivió exiliado 50 años en Versoix (Suiza) con su esposa Ana de Borbón Parma, con la que tiene cinco hijas, y regresó en 1997 a Rumanía, donde recuperó parte de su patrimonio y goza de derechos como antiguo jefe de Estado.

En 2007 designó a su hija primogénita, la princesa Margarita, como sucesora al trono.

La monarquía sigue contando con el respaldo de un 30% de la población, según diferentes sondeos.