Vídeo: María Teresa Campos y Bigote Arrocet regresan de sus vacaciones en Lanzarote. - ABC

María Teresa Campos, al límite y muy triste

La periodista está cansada de las críticas y la polémica que se ha generado sobre su vida y su relación con Bigote Arrocet, así como la mala relación de éste con sus hijas

MadridActualizado:

La emisión de la última entrega del reality 'Las Campos' la semana pasada, ha supuesto una oleada de críticas y quebraderos de cabeza para el clan más famoso de la televisivo nacional por excelencia. Tanto que han visto amargadas sus fiestas navideñas debido a la repercusión del programa, unas sospechosas fotos de Edmundo Arrocet junto a otra mujer y la publicación de la mala relación entre María Teresa Campos y sus hijas supuestamente por culpa del humorista.

Gtres

Ante la tormenta la presentadora decidió no hacer ninguna declaración y poner tierra de por medio y disfrutar de la Nochevieja junto a Edmundo en Lanzarote, dejando a Terelu al frente del «chaparrón». Algo de lo más llamativo ya que siempre María Teresa había pasado unas fechas tan señaladas rodeada de sus hijas y que ha provocado que se incentive más el rumor sobre la mala relación entre madre e hijas.

Gtres

Esta relación no se encuentra en su mejor momento tal y como ha revelado el reality, y aunque Terelu ha confesado desde el plató de 'Sálvame' y en exclusiva a la revista ¡Hola! que su relación con Edmundo es escasa también ha confesado que su madre está feliz y respeta su decisión.

Gtres

Pero por lo visto María Teresa Campos ha optado por una actitud muy diferente y mientras su hija se sincera, ella prefiere el silencio, ya que según desvela su entrono más cercano se encuentra muy afectada por toda está polémica y por verse expuesta en la palestra. La pasada tarde, la periodista regresaba de sus vacaciones y lo hacía con semblante serio y sin querer responder a ninguna de las preguntas de los compañeros allí congregados para recibirla. La pareja optó por tener una actitud cortante con la prensa, con una sonrisa forzada como escudo y contestando un «Fenomenal, muchas gracias».