Isabel Pantoja junto a su hermano, feliz tras firmar su libertad
Isabel Pantoja junto a su hermano, feliz tras firmar su libertad - KCT

Isabel Pantoja ya es una mujer libre

Tras cumplir dos años de condena por blanqueo de capitales, la tonadillera ha firmado esta mañana el documento que certifica su libertad

MadridActualizado:

Isabel Pantoja empieza bien el fin de semana, por fin ha llegado el día en el que ha salido a la calle sabiendo que es una mujer libre. Tras cumplir dos años de condena por blanqueo de capitales, la tonadillera ha firmado el documento que certifica su libertad. Para la gran ocasión, la artista ha elegido un pantalón vaquero con camisa blanca adornada con un pañuelo negro de lunares blancos.

Uno de los días más importantes y más esperados por la artista, que ha tenido que sufrir desde el 21 de noviembre de 2014, cuando ingresó en la prisión de Alcalá de Guadaía. Pantoja, que disfrutaba de una libertad condicional desde el pasado marzo, se ha convertido en la artista española del mundo del espectáculo mayor castigada por la ley. Isabel Pantoja pasó su última noche en prisión el pasado 8 de febrero, momento en el que se le concedió el tercer grado penitenciario, con el que pudo regresar a su finca «Cantora» mientras se presentase cada quince días en la cárcel.

Un día que llevaba esperando meses. Tan solo un día antes de firmar su libertad, la discográfica Universal Music daba a conocer la portada de su nuevo álbum «Hasta que se apague el sol». Este álbum será el número 29 de la intérprete y su primera gira desde finales del año 2014, cuando se celebraron sus últimos conciertos, antes de que se produjera su ingreso en prisión. Casi dos años de ausencia tras los que volverá a reencontrarse con su público.

Isabel ha llegado este mediodía al centro de Inserción Social de Jerez de la frontera con la más amplia de sus sonrisas. Acompañada por su hermano Agustín, la cantante apareció renovada por dentro y por fuera, despidiendo con un beso al aire a todos los reporteros que allí se agolpaban. Parece que quiere saborear estos momentos al máximo antes de preocuparse por la gran deuda que aún debe a Hacienda, un millón ochocientos mil euros.