Rose McGowan
Rose McGowan - EFE

El excéntrico pasado de Rose McGowan

La policía de Washington la acusa de posesión de drogas. Ella ve una mano negra para silenciarla

LOS ÁNGELES Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Hasta hace apenas un mes, Rose McGowan (44 años) era una voz incomoda en Hollywood; ahora es la voz cantante contra los poderosos de la industria, una auténtica pesadilla para quienes tratan de ocultar sus abusos y agresiones. Esta actriz de origen italiano, curtida en el cine de terror («Scream», «Caramelo asesino»...) y conocida por su papel protagonista en la serie «Embrujadas», cuya emisión se extendió entre 1998 y 2006, es una aguerrida activista del feminismo, no solo a favor de la igualdad en los salarios de hombres y mujeres dentro de la industria, sino también contra la falta de compromiso de los ejecutivos hacia las guionistas y realizadoras. Ahora, y desde que saltara el escándalo en torno al antaño todopoderoso Harvey Weinstein desde las páginas de «The New York Times» y «The New Yorker», a los que ofreció sus testimonios, McGowan es una suerte de bestia negra a través de las redes sociales.

La actriz, que lleva tiempo trabajando en unas memorias tituladas «Brave», asegura que se ha visto alienada por una industria que la olvidó, hasta que ella encontró su lugar en Twitter, la plataforma donde ha conseguido un enorme ejército de seguidores y la razón -siempre según sus palabras-, por la que existe ahora un complot para acallarla. Y es cierto que gracias a sus tweets conocemos mejor el sexismo y los abusos de poder en Hollywood, lo que se esconde en la trastienda de películas y series. «Han intentado callarme durante 20 años. Me han humillado, acosado, difamado, pero ¿sabes qué? Soy como tú», escribió en su día. «Lo que me sucedió a mí detrás de las cámaras nos sucede a todos en esta sociedad». Junto a Rose, 50 mujeres más han señalado a Weinstein como un depredador sexual.

Un millón de dólares

Precisamente ayer, «The New York Times» publicó que Rose McGowan recibió de Weinstein una oferta de un millón de dólares por su silencio, ofrecimiento que rechazó. «Mucha gente ha intentado comprarme, podría haberlo aceptado, pero hubiera sido asqueroso. No quiero su dinero, me hubiera hecho sentir repugnante», ha dicho a propósito de la noticia. Sin embargo, ha sido la orden de arresto emitida contra ella por la policía de Washington (Virginia), por posesión de drogas, lo que realmente ha desatado su ira: «Es un enorme cargo de mierda», ha escrito. Según el informe oficial del juzgado, McGowan se olvidó un bolso en un vuelo de United que aterrizó en el aeropuerto Internacional de Dulles, en Washington D.C., el pasado 20 de enero. Entre sus pertenencias se hallaron restos de narcóticos. Para sus seguidores, responde a una mano negra para hacerla silenciar.

Sus detractores, sin embargo, se remontan a sus inicios profesionales para tacharla de problemática. Y lo cierto es que casi todo en Rose McGowan es excéntrico, empezando por su comportamiento durante sus primeros pasos por la industria. Aunque fueron sus años junto a Marilyn Manson y sus apariciones semi-desnuda sobre la alfombra roja lo que la convirtieron en objetivo de los fotógrafos. Su matrimonio y posterior divorcio del director mexicano Robert Rodríguez fue el principio de su decadencia. Ahora, ha rehecho su vida junto al productor musical Josh Latin.