Carlos Menem y Cecilia Bolocco
Carlos Menem y Cecilia Bolocco - AFP

El drama familiar de Carlos Menem y Cecilia Bolocco

Su hijo máximo es operado de urgencia de un tumor

Actualizado:

La tristeza se ha colado, por donde más duele, en casa de Cecilia Bolocco. Máximo, el hijo que tuvo con el expresidente de Argentina Carlos Menem, fue ayer operado de urgencia. Su madre pidió una cadena de oración por su vida.

El joven, de 14 años, comenzó a sufrir severos dolores de cabeza las últimas semanas. La persistencia de los mismos, seguidos de vómitos durante una consulta de emergencia, encendieron las luces de alarma en el sanatorio Las Condes donde, finalmente, le diagnosticaron el actual cuadro médico. Su padre, Carlos Menem, de 88 años, tenía previsto viajar a Santiago de Chile para asistir a la intervención. La relación entre ambos ha sido motivo de queja reiterada por parte de Máximo que llegó a declarar que consideraba a la pareja actual de su madre como su verdadero padre.

Cecilia Bolocco suspendió todas sus actividades, entre otras una campaña de publicidad de unos grandes almacenes chilenos, y guarda silencio. Su hermana Diana escribió en su cuenta de Twitter: «Es obvio que mi hermana está con una pena enorme pero se muestra fuerte porque debe mostrarse bien delante de Máximo. Máximo, además, está bien. Me dijeron que quiere volver cuanto antes a su casa».

El marido de Diana dio a conocer la noticia en un popular programa de televisión que presenta. La información cruzó los Andes y sorprendió al expresidente y actual senador en pleno debate en la Cámara, según su hija Zulema. «Mi papá estuvo hasta tarde en el recinto. Trataron de hablar con la mamá (Bolocco). Atendió muy tarde, como a las diez de la noche u once y dijo que Máximo estaba dormido y no dio información sobre lo que estaba pasando. Lamentablemente, es lo único que te puedo decir», declaró la media hermana del chico que la acusó de entorpecer su relación y no dejarle ver a su padre.

Interrogada por el ánimo de Máximo Menem, la doctora Mey Chomalí, directora de la Clínica Las Condes, explicó que «sabe perfectamente bien lo que está ocurriendo. Su madre está muy afectada por la situación».

Dicho esto, reconoció que el «tumor es grande» pero «es una lesión única». Esto significa que «no afecta zonas muy relevantes, como el habla o la movilidad», aunque, reiteró, «el pronóstico, insisto, es incierto. Se trata de una cirugía compleja... Estamos entrando al cerebro de un niño y durará aproximadamente ocho horas».