Blake Lively
Blake Lively - Gtres

Blake Lively tenía miedo a parecer una «diva» al principio de su carrera como actriz

La intérprete explicó cómo ella y su esposo Ryan Reynolds están criando a sus dos hijas para que sean jóvenes fuertes y sin miedo

MadridActualizado:

Blake Lively es muy consciente del lenguaje profundamente sexista que se sigue utilizando al hablar sobre actores y actrices en Hollywood. En una reveladora entrevista con People la actriz confesó como le afectó estos términos a su autoestima cuando comenzó su carrera en televisión y posteriormente en cine, así como estos términos dictaron su propio comportamiento. «Creo que a veces no te animan a defenderte por ti misma».

La protagonista de «Infierno azul» cree que en la industria del cine es complicado que una actriz joven pueda imponerse cuando necesita combatir alguna injusticia en el set de rodaje. Y no solo con temas muy dramáticos como una agresión, que últimamente ocupan portadas en numerosos diarios a raíz de los acosos sufridos por decenas de mujeres en manos del productor Harvey Weinstein, sino también en los aspectos más desfavorables de la diferencia entre géneros: «si trabajas demasiadas horas, o no te pagan lo que a otra persona a tu nivel de trabajo, o si te tratan diferente que a otra persona del equipo».

La estrella de «All I See Is You» dijo que aunque ella siempre se ha mostrado «apasionada» por defender a los demás, esa misma pasión no se extendió a la defensa de sí misma mientras encontraba su lugar en Hollywood. «No sentía que pudiera pelear por mí misma de la misma manera, porque tenía miedo de parecer una ‘diva’ o exigente», dijo. «Como mujer, le temo a una etiqueta que pueda adquirir al exigir un trato justo».

Ahora, dijo Lively, confiesa que desearía poder darle a su yo más joven una dosis de confianza en sí misma. «Me alentaría a amarme a mí misma y luchar por lo que quiero de forma tan intensa como luché por otras personas», explicó.

En su entrevista de portada de septiembre de 2017 para Glamour, explicó cómo ella y su esposo Ryan Reynolds están criando a sus dos hijas, James, de 2 años, e Ines, de 1, para que sean jóvenes fuertes y sin miedo. «Bromeamos que mi hija es un poco mandona. Pero mi esposo dijo: 'No quiero volver a usar esa palabra nunca más. Nunca has escuchado a un hombre llamado mandón», dijo. «Nunca habría una connotación negativa para un hombre como jefe, ¿por eso agregar una connotación negativa a que una mujer sea mandona? Es irrespetuoso».