AFP

Bill Cosby reaparece tras ser juzgado por agresión sexual

Contó chistes, tocó temas de jazz y se dejó querer por el público de un club de Filadelfia

Los ÁngelesActualizado:

La intención era evocar la figura de Tony Williams, uno de los bateristas de jazz más influyentes de los años 60, fallecido hace dos décadas. Y el acto, celebrado en el recoleto LaRose Jazz Club de Filadelfia, no habría ido más allá de los periódicos locales si Bill Cosby (80 años) no se hubiera subido al diminuto escenario de este bar de su ciudad natal para ofrecer una inesperada actuación. Su reaparición ha llamado poderosamente la atención en un momento en el que el movimiento #MeToo para denunciar agresiones sexuales se está cobrando la cabeza de un buen número de poderosos en la industria norteamericana del entretenimiento.

El 2 de abril, Cosby se enfrentará a un nuevo juicio por, presuntamente, drogar y agredir a la exentrenadora de baloncesto femenina de la Universidad de Temple (Filadelfia), Andrea Constand. Ella es una de las 60 mujeres que se han presentado voluntariamente para relatar las agresiones por parte de quien antaño fue considerado como el «padre de América». El comediante se ha declarado inocente y sigue en libertad bajo fianza. Su primer juicio terminó el pasado año sin que el jurado alcanzara la unanimidad en el veredicto. La selección del jurado para la nueva vista comenzará el 29 de marzo.

Un baño de nostalgia

La del pasado lunes ha sido la primera ocasión en la que Bill Cosby se presentaba en público desde que en 2015 comenzaran emerger, como un incesante goteo, los testimonios de sus víctimas. Cosby, encaramado en una banqueta, bromeó ante el micrófono: «Solía ser un comediante», dijo. Durante más de 60 minutos recordó historias, honró a los viejos amigos y terminó interpretando varios temas musicales, primero usando su boca a modo de instrumento y, luego, a la batería.

Cosby, durante el juicio por agresión sexual
Cosby, durante el juicio por agresión sexual-Ricky Fitchett

En un alarde de nostalgia, recordó su infancia y relató algunos momentos hilarantes con su tío William. Además, y en su condición de casi invidente -sufre una degeneración ocular-, aprovechó para ironizar sobre el asunto: «Si ves a una persona ciega a punto de chocar con un poste, o algo así, grita ¡alto! ¡no! Te ríes cuando las personas ciegas chocan, pero, ¿sabéis qué? ¡Las personas ciegas se ríen cuando las personas videntes se caen!»

Cosby llegó al club de jazz del brazo de su portavoz, Andrew Wyatt, vistiendo una sudadera en la que aparecía estampado en vivos colores el saludo «Hello friend» («Hola amigo»), algo que su difunto hijo, Ennis Cosby, solía decir. Posó tranquilamente con amigos y disfruto en compañía de un nutrido público que le aplaudió y se rió con sus bromas. Fuera del club, una mujer que le persigue allá donde va cantando en bucle el tema de Helen Reddy «I Am Woman», mostró un letrero que decía: «Perseverancia para todos los supervivientes».