La Familia Real británica
La Familia Real británica - Reuters

Aumenta la contaminación en la Familia Real británica

La Reina Isabel II ha intentado desde hace años y por todos los medios reducir las emisiones contaminantes de sus residencias y actividades

MadridActualizado:

Comprometida en la lucha contra el cambio climático, la Reina Isabel II ha intentado desde hace años y por todos los medios reducir las emisiones contaminantes de sus residencias y actividades. Comenzó ordenando la retirada de las botellas, pajitas y vajilla de plástico de su residencia; instalar luces de bajo consumo y calderas verdes; hasta reemplazar los desplazamientos en jet privado y en helicóptero por viajes en vuelos comerciales y en tren, con el fin de reducir su contribución a la emisión de gases contaminantes.

Si embargo, un informe publicado este mes en el que detalla cuánto contamina la Familia Real británica ha hundido su intención de predicar con el ejemplo. Las cifras muestran que sus emisiones de carbono aumentaron 98 por ciento el año pasado, la mayoría causado en viajes oficiales: «El aumento se ha debido a un incremento en el uso de grandes aviones utilizados para viajes de estado al extranjero», se han justificado desde el Palacio de Buckingham. Ante esto, la biógrafa real Penny Junor ha propuesto que los miembros de la familia empiecen a programar sus vuelos para reducir su huella de carbono. «Deberían practicar lo que predican», y añadió que aunque parece un reto difícil, no es «imposible»: «Implicaría un replanteamiento sobre cómo se hace todo. Si la familia real quiere aprovechar el entusiasmo de los jóvenes, esta podría ser una muy buena manera de hacerlo».

En el informe se puede ver cómo las emisiones de gases de efecto invernadero provenientes de la calefacción, la iluminación y los vehículos de la familia real se redujeron en un 22% al instalar calderas más modernas e iluminación de bajo consumo. Sin embargo, las emisiones globales ascendieron a 8.393 toneladas. «Las emisiones aumentaron debido al impacto en el último año de los viajes al extranjero que superan la reducción de la calefacción y la iluminación», explicaron.

El año pasado, el Príncipe Carlos de Inglaterra realizó cuatro viajes oficiales: el Caribe, África, Grecia y Francia. Su hijo, el Príncipe Guillermo, uno al Medio Oriente. Y el Príncipe Harry y su esposa Meghan Markle cuatro: Australia, Nueva Zelanda, Fiji y Tonga.