Ángel Garó, a su llegada a los juzgados
Ángel Garó, a su llegada a los juzgados - EFE

Ángel Garó se enfrenta a sus peores horas

El humorista sale de la casa de «Gran Hermano» para acudir al juicio en el que le piden nueve meses de prisión por un presunto delito de violencia doméstica

Actualizado:

El Juzgado de lo Penal número 5 de Málaga tiene previsto juzgar este miércoles al humorista Ángel Garó por un delito de violencia doméstica en relación con un altercado con su entonces pareja, que resultó lesionada. La Fiscalía pide para el acusado nueve meses de prisión y la prohibición de acercarse a la víctima.

Los hechos sucedieron en mayo de 2017 en el domicilio en el que Garó, que actualmente está concursando en el «reality» «GH», y el que era su compañero sentimental entonces desde hacía un año y medio compartían en Málaga capital, según consta en el escrito de conclusiones provisionales de la acusación pública.

Según el fiscal, el denunciado, supuestamente, había increpado a su compañero sentimental en varias ocasiones a lo largo de la noche, por lo que éste decidió finalmente marcharse de la casa, «a lo que el acusado se negó, asiéndole por la mano izquierda», señala el escrito de acusación.

La víctima pudo zafarse y comenzó a bajar las escalera, momento en el que fue «interceptado por el acusado, entablándose un forcejeo entre ambos en el curso del cual el otro cayó por las escaleras», dice la acusación. Quedó tendido en el suelo, aunque pudo levantarse y salir, tras recuperar su móvil que había cogido el procesado.

Ángel Garo y Darío Albelaira
Ángel Garo y Darío Albelaira - GTRES

A consecuencia de estos hechos, sufrió policontusiones y un esguince de tobillo; lesiones por las que tuvo que recibir tratamiento médico y de las que tardó en curar 30 días, estando 21 de ellos impedido para sus ocupaciones habituales. El perjudicado ha renunciado a las indemnizaciones que pudieran corresponderle.

Para el fiscal, los hechos constituyen un delito de violencia doméstica, del que acusa al artista, para el que pide inicialmente una condena de nueve meses de prisión, privación del derecho a tener armas durante dos años y la medida de alejamiento de 100 metros o de comunicación con su expareja también durante dos años.