Charlene y Alberto de Mónaco en la fiesta de Santa Devota
Charlene y Alberto de Mónaco en la fiesta de Santa Devota - EFE
REALEZA

Alberto de Mónaco, víctima de una suplantación de su identidad

El Príncipe, que acaba de cumplir 60 años, no ha sido el único afectado por los intentos de extorsión de unos estafadores que operan desde hace semanas en el Principado

MadridActualizado:

La misma semana en la que celebraba su 60 cumpleaños, se ha sabido que el Príncipe Alberto de Mónacoha sido víctima de la usurpación de su identidad por parte de unos estafadores, quienes durante varios días han utilizado su nombre y hasta su imagen en un intento de extorsionar a varias personas residentes en el Principado. Según el gobierno local, el hijo de Rainiero y Gracia de Mónaco no ha sido el único afectado en la trama que todavía no ha sido desmantelada por la policía local.

«Durante varias semanas, unos individuos de una banda organizada han usurpado la identidad de altas personalidades del Principado, tratando de ponerse en contacto con amigos personales de estos, líderes corporativos o personas con responsabilidades que aparecían en sus listas de contactos. Para ello han empleado correos electrónicos, SMS, videoconferencias y mensajes de WhatsApp», ha explicado un portavoz del gobierno monegasco.

Según el diario «Monaco-Matin», los ladrones incluso recurrieron a un falso Príncipe Alberto II, físicamente parecido a él, que estableció contacto por videoconferencia con una de sus víctimas haciéndola creer que hablaba desde su oficina en el Palacio del Principado.

El otoño pasado, un periodista ya fue objeto de un intento de extorsión, con el pretexto de un intento de liberación de un falso rehén de nacionalidad monegasca supuestamente secuestrado por un grupo terrorista islamista. Aunque entonces se abrió una investigación, los hechos parecen haberse repetido en las últimas semanas.

«La forma de operar de esta banda organizada se basa en mostrar falsos documentos bajo el membrete de organismos oficiales de Mónaco y aparentemente firmados por sus funcionarios, así como realizar llamadas telefónicas suplantando la identidad», dijo en su comunicado del gobierno del Principado. «El objetivo de la puesta en escena es obtener, bajo el pretexto de resolver un problema financiero urgente, transferencias de fondos a cuentas bancarias abiertas en el extranjero, particularmente en Asia».

La policía local ha advertido a los residentes que extremen las precauciones y se muestren «muy cautos y escépticos ante cualquier tipo de comunicación poco corriente. Además, se aconseja hacer una verificación directa o ponerse en contacto con la Policía Judicial en caso de tales solicitudes».