En el envoltorio se observa el monograma del Príncipe de Gales y un mensaje de los novios
En el envoltorio se observa el monograma del Príncipe de Gales y un mensaje de los novios - abc

1.047 euros por un trozo de tarta de la boda de Lady Di y Carlos de Inglaterra

33 años después del enlace entre la Princesa Diana y el Príncipe Carlos, no es el único trozo del pastel que se sirvió en el convite que ha salido a subasta

Actualizado:

Un coleccionista ha comprado un trozo de historia al pagar 1.047 euros por un trozo de la tarta que se sirvió en la boda entre la Princesa Diana, de cuya muerte se cumplen hoy 17 años, y el Príncipe Carlos de Inglaterra en el verano de 1981, hace 33 años. El pastel se conservaba en su envoltorio original decorado con el emblema del Príncipe de Gales y el monograma «CD».

La tarta, subastada online por la casa de subastas Nate D Sanders de Los Ángeles, iba acompañada por una tarjeta que rezaba: «Con los mejores deseos de Sus Altezas Reales, el Príncipe y la Princesa de Gales» y un trozo del pastel envuelto en papel de cera, aunque es más que probable que el mazapán glaseado no siga siendo comestible 33 años después del evento nupcial.

Un portavoz de la casa de subastas, Sam Heller, desveló que el comprador ha sido un coleccionista privado del que se desconoce su identidad pero no es el único, que existe un pequeño grupo de coleccionistas de tartas de bodas reales. De hecho, hace unos años, uno de ellos adquirió un trozo del pastel servido en el enlace de la Reina Victoria de Inglaterra en 1840.

Pero no es el primer trozo de la tarta de la boda de Lady Di que sale a subasta y alcanza las tres cifras. Hace seis años otro trozo fue vendido por unos 1.500 euros en una subasta celebrada en Inglaterra por la casa de subastas Dominic Winter Book Auction, coincidiendo igualmente con el aniversario de la muerte de la princesa Diana.

El pasado mes de enero, una porción de la misma tarta se vendió por unos 780 euros en la casa de subastas Christie's. La porción extraída de un pastel de cinco pisos, metro y medio de altura y cien kilos fue adquirida por otro comprador anónimo.

Dos días dedicaron en Chatham a seleccionar la fruta, las pasas (sultana), las cerezas y las grosellas, escogiéndolas una a una para evitar impurezas. Tanto la masa como el relleno a base de mazapán, helado, guindas, mantequilla, azúcar marrón, huevos, almendras especias, harina, limón, naranja, brandy y ron, estuvieron en maceración desde el mes de mayo anterior al banquete en diferentes licores y aguardientes y su preparación comenzó 14 semanas antes.