Nace el primer hijo de los Cambridge, tercero en la línea sucesoria al trono de los Windsor
Los Duques de Cambridge acaban de tener a su primer hijo - retrato oficial mario testino
«Es un niño»

Nace el primer hijo de los Cambridge, tercero en la línea sucesoria al trono de los Windsor

La duquesa Catalina ha dado a luz a un niño de 3,79 kg. a las 16:24 de la tarde (17:24 en la península), más de diez horas después de ser ingresada en el hospital de St. Mary's

Actualizado:

La Reina Isabel II ya tiene tres biznietos tras el nacimiento este lunes del primer bebé de los duques de Cambridge. La duquesa Catalina, de 31 años, ha dado a luz a las 4:24 (hora de Londres) en el hospital de St. Mary's a un niño que ha pesado 3,798 kilos, según ha confirmado la Casa Real cuatro horas después del parto. La duquesa había sido ingresada algo antes de las seis de la mañana en el mismo centro hospitalario en el que, hace 30 años, nació su marido, el Príncipe Guillermo. La pareja viajó en coche y sin escolta policial, y ha pasado la noche en la llamada Ala Lido, la sección privada del hospital en el que ha dado a luz.

Hacia las 20:30, el secretario de prensa de los duques, un sonriente Ed Perkins, ha entregado a un conductor aparcado en la puerta el sobre con el certificado médico, que ha sido trasladado al Palacio de Buckingham para ponerlo formalmente en conocimiento de la Reina, como manda la tradición. Un cuarto de hora después era expuesto en un trípode frente a la verja del palacio para anunciar al público la noticia. "Su Alteza Real y su hijo se encuentran bien", reza escuetamente el documento, firmado por cuatro médicos.

Ha sido atendida por el equipo de ginecólogos de Isabel IIEntre estos, el que ginecólogo de la Reina desde 1990, Marcus Setchell, y Alan Pharthing, los dos miembros del equipo médico de la Familia Real que le han asistido en el parto. La duquesa, que salió de cuentas hace una semana, había expresado su preferencia por un parto natural, y parece que así ha sido. "No podríamos estar más felices", han dicho los duques en un comunicado pasadas las diez de la noche.

Los duques no han anunciado todavía el nombre de la criatura, la última de las incógnitas que queda por despejar. Según las apuestas, los nombres más probables serían Georges y James. En el pasado, el nombre del Príncipe Carlos no fue conocido hasta un mes después de su nacimiento, mientras que el de Guillermo, el primogénito de Carlos y Diana, no fue anunciado hasta una semana después.

Celebraciones populares en Londres

La Reina de Inglaterra, que se ha desplazado -como es habitual los lunes- a Buckingham desde su residencia de fin de semana en Windsor, está "encantada", según el comunicado enviado por Kensington Palace, la residencia oficial de los duques. El Príncipe Carlos, recién estrenado como abuelo, se ha declarado "emocionado". El júbilo en la Familia Real ha sido correspondido por cientos de personas en los aledaños del Palacio de Buckingham que, todavía pasadas la medianoche expresaban, entre los bocinazos celebratorios de coches y taxistas, su alegría por la noticia.

"La Familia Real ha tenido unos años notables, y deben saber que una nación orgullosa lo celebra esta noche con una pareja feliz", ha asegurado el primer ministro, David Cameron, en las escalinatas de Downing Street. Desde el anuncio de la noticia, un letrero luminoso en la torre de telecomunicaciones de British Telecom anunciaba a los cuatro vientos: "Es un niño". Y las fuentes de Trafalgar Square se pintaron de luz azul para celebrar el nacimiento.

La fuerte presión mediática, con cientos de periodistas apostados todo el día frente al hospital, ha obligado a la Casa Real a trastocar el protocolo tradicional, según el cual el público debe esperar a la proclamación en el trípode frente a la verja de Buckingham.

Novedades constitucionales con el Príncipe de Cambridge

Así, han decidido enviar un escueto comunicado, cuatro horas después del parto, anunciando el nacimiento. En esas horas de suspense, los duques de Cambridge habrían aprovechado la intimidad para disfrutar juntos de su bebé. Pero, además de la felicidad privada de sus progenitores y familiares, el Príncipe de Cambridge -ese será su nombre oficial- trae importantes novedades constitucionales. El joven príncipe, con tratamiento de Alteza Real, es desde hoy el tercero en la línea sucesoria de la monarquía británica, por detrás de su abuelo, el Príncipe de Gales, de 64 años, y de su padre, desplazando a su tío Enrique al cuarto lugar.

El nacimiento de un varón ha restado el significado histórico que habría tenido la llegada de una niña, que habría marcado el fin de la preferencia masculina en la sucesión al trono británicogracias a la reforma constitucional puesta en marcha el otoño pasado por el gobierno británico, con el apoyo tácito de la Reina. La reforma tiene que ser todavía integrada en los ordenamientos jurídicos de los otros quince países, además del Reino Unido, que tienen a Isabel II como jefa de Estado, un proceso que avanza con dificultades en países como Canadá, con una compleja estructura federal, o Australia, con un fuerte movimiento republicano.

El nombre de pila del Príncipe Carlos no se conoció hasta un mes después

El nacimiento será saludado este martes a las dos de la tarde con 41 cañonazos en Green Park y 62 desde la Torre de Londres. Los miembros de la realeza tienen derecho a 20 cañonazos (además de la primera salva de señal), a los que se suman otros 20 cuando se disparan desde un parque. En el caso de la Torre de Londres, se añaden otras 20 salvas por tratarse de una fortaleza real, según el protocolo de las ceremonias de Estado.

Traslado al apartamento 1A de Kensington Palace

La duquesa permanecerá esta noche en la clínica. Después, se instalarán en el Palacio de Kensington donde, a partir de septiembre, estarán culminadas las obras de reforma en la que será su residencia oficial a partir de entonces, el llamado Apartamento 1A del complejo real, anexo a Hyde Park en el oeste de Londres. Se trata de una casa con 20 habitaciones donde vivió en su día la princesa Margarita. Carlos y Diana criaron a sus dos hijos, Guillermo y Enrique, en este mismo palacio, el mismo en el que creció -y nació- la Reina Victoria.

El Príncipe Guillermo estaba ya de vacaciones de verano con respecto a su formación como piloto de helicópteros de rescate de la Fuerza Aérea, que deberá completar en los próximos meses. Además, ha anunciado que tomará una baja de paternidad de dos semanas, tal y como le da derecho la ley, para estar presente con su mujer en los primeros días del bebé.