El embajador de EE.UU. en España, Alan D. Solomont - EFE

Solomont: «Los cables filtrados no reflejan la opinión de EE.UU»

El embajador americano asegura que los documentos obtenidos por Wikileaks no perjudicarán las relaciones con España

MADRID Actualizado:

El embajador estadounidense en España, Alan Solomont, ha afirmado este lunes que confía en que las filtraciones de documentos secretos por la web de Wikileaks "no dañará las excelentes relaciones entre España y Estados Unidos". En una declaración, ante un reducido grupo de medios españoles, el representante diplomático ha subrayado que España y EEUU tienen una muy importante agenda de cooperación y comparten intereses y valores comunes.

"España es un aliado clave y un socio estratégico de Estados Unidos", ha afirmado Solomont. Sobre los documentos filtrados por Wikileaks y publicados por varios diarios de distintos países, entre ellos el español "El País", el embajador ha afirmado que son cables diplomáticos que incluyen "informes incompletos y subjetivos" de ayuda para la elaboración de las políticas, "pero que no reflejan la opinión de los líderes de mi nación o la política nacional".

Solomont ha dicho asimismo que están "preocupados" por la distribución "de documentos que pueden haber sido robados de sistemas de información clasificados" y aunque consideró asimismo que el "daño potencial" que puede causar a la relación de EEUU con España o con españoles es pequeño, "ese no es necesariamente el caso en otras partes del mundo".

El embajador estadounidense rehusó comentar "las alegaciones específicas" de los documentos publicados, como la oferta por parte de EEUU a España de entregar 85.000 dólares por la acogida de cada prisionero de Guantánamo. En este punto, Solomont dijo que el presidente estadounidense, Barack Obama, encomendó guiarse "por el respeto al imperio de la ley" en sus actuaciones y valoró el "apoyo del Gobierno de España en la transferencia de detenidos de Guantánamo".

Acerca de las presiones ejercidas sobre jueces de la Audiencia Nacional para frenar las investigaciones de casos que afectaban a ciudadanos estadounidenses, el embajador ha afirmado que su país reconoce que "España tiene una judicatura independiente, y respetamos esto", por lo que no intentarían influir o ejercer presiones. Alan

Solomont reiteró que no cree que la filtración de los documentos que afectan a España vaya a cambiar "la excelente relación" bilateral entre ambos países. Tampoco considera que vaya a suponer un cambio en el modo de trabajar de la diplomacia tradicional.