Audiencia provincial de Navarra
Audiencia provincial de Navarra - Pablo Ojer
Pamplona

Decretan prisión sin fianza para el hombre acusado de arrojar a su madre por el balcón de un cuarto piso

Existen indicios de que, en el momento de los hechos, el acusado podía haber sufrido un brote psicótico

PamplonaActualizado:

El juez de instrucción número 2 de Pamplona ha decretado este domingo la prisión provisional para el hombre detenido el pasado viernes después de, presuntamente, arrojar a su madre desde el balcón de su domicilio, situado en un cuarto piso del barrio pamplonés de Iturrama.

Eso sí, el hombre, de 46 años, no ingresará en prisión por el momento, sino que permanecerá en la Unidad de Psiquiatría del Complejo Hospitalario de Navarra dado que requiere tratamiento dado el padecimiento de esquizofrenia paranoide. De hecho, el juez considera que existen “indicios” de que en el momento de los hechos, este hombre “podría encontrarse afectado por un brote psicótico”.

Según relata el juez, existen indicios racionales de que el pasado viernes sobre las 16:10 esta persona, “tras forcejear con su madre, consiguió llevarla hasta el balcón de su domicilio, sito en la cuarta planta del edificio, y, con intención de acabar con su vida, la empujó fuera del balcón”. En un primer momento, la víctima, una mujer de 72 años, consiguió aferrarse a la barandilla del balcón. Pero el acusado presuntamente le fue soltando las manos hasta que finalmente cayó a la calle, donde perdió la vida “prácticamente en el acto”.

El juez considera que esta persona debe permanecer en situación de prisión provisional dado que la fijación demostrada hacia el resto de su familia, “dejarlo en libertad supondría, en este momento y en estas condiciones, un claro riesgo”.

No obstante, “en tanto continúe la necesidad de recibir el investigado tratamiento médico, la prisión se materializará en la Unidad de Psiquiatría del Complejo Hospitalario de Navarra, donde deberá permanecer custodiado policialmente en todo momento”.

Además, el alta médica requerirá el permiso judicial “que dispondrá lo oportuno, previa audiencia de las partes personadas, sobre la situación personal del investigado en función de su estado en ese momento”.

El titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Pamplona considera que hay “indicios suficientes” para acusar el detenido de un delito de homicidio con el agravante de parentesco.