Tontxu
Tontxu - VALERIO MERINO

Tontxu: «Ya vuelvo al candelero, que me teníais muy olvidado»

El cantautor tiene preparado un asalto múltiple a las librerías y las tiendas de discos... o a las plataformas de «streaming».

MADRIDActualizado:

Fue uno de los cantautores de referencia en los últimos noventa, un artista premiado y de razonable éxito comercial que, además, gozaba de una gran fertilidad creativa, plasmada en seis discos en sus primeros diez años de carrera. Será casualidad, o quizá no, pero tras la irrupción de Spotify en nuestras vidas su ritmo de lanzamientos bajó a la mitad: sólo tres álbumes en sus segundos diez años de carrera. Sin embargo, Tontxu anuncia que tiene preparado un asalto múltiple a las librerías y las tiendas de discos... o a las plataformas de «streaming».

Ayer compartió escenario con dos artistas que en su momento usted apadrinó, Marwan y Luis Ramiro.

Cuando aún no eran conocidos, los dos se acercaron a mí en Libertad 8 para cantar conmigo y coger tablas. Poco a poco, les fui conociendo y nos hicimos amigos. Ahora que están viviendo un momento dulce han demostrado tener memoria, son muy generosos y ahora me invitan ellos a mí.

¿Habrá alguna sorpresa en su concierto de hoy?

Lo que te puedo contar es que por fin mi hija se ha animado a cantar conmigo sobre un escenario. Haremos un par de temas juntos, y luego yo repasaré los nueve discos que he publicado, tocando las canciones más conocidas con un pianista de Jaén que se llama Chico Pérez.

¿Tiene algo nuevo que presentar?

Tengo dos discos casi preparados, que saldrán en otoño. Por un lado, el directo «A solas en Fnac»; y, por otro, mi décimo disco de estudio, que se va a llamar «33»porque tiene once canciones de tres minutos cada una. Además, más o menos al mismo tiempo voy a publicar un libro con todos mis recuerdos desde el colegio hasta que llegué a Madrid, que se va a titular «¿A quién quieres más, a tu padre o a mí?».

Va a tener lo que se dice un otoño caliente.

Sí, yo tenía que volver al candelero ya, porque me teníais más olvidado que a Ella Baila Sola (risas), o más olvidado que a Franco. Ah no, que a Franco no (risas). He estado muchos años dedicándome a mi paternidad, y este lunes voy a tener a mi tercer hijo. Entre eso y que he estado en la Junta Directiva de la Sgae, antes no he tenido tiempo. Pero es hora de volver a la carretera.

¿Cómo ve usted el conflicto que hay en la Sgae al respecto de la «Rueda»?

Afortunadamente, está olvidado, o por lo menos para los que asumimos sentencias judiciales. Hay varias sentencias firmes e irrevocables que determinan que la «Rueda» no es más que una coedición del autor con una editorial de la naturaleza que sea. Es absolutamente legal. Además, se habla mucho de la «Rueda» de las televisiones, pero nada de la de las radios. Todas las editoriales hacen negocio con los grandes grupos de comunicación. Luis Ramiro, Víctor Manuel, José Mercé, Jorge Pardo, Diego «El Cigala», auténticos musicazos, tienen derecho a tener un espacio televisivo de madrugada, y los que no son tan musicazos pero son profesionales de este oficio, también. No me cabe en la cabeza que alguien quiera cargarse este modelo de negocio.

Se han visto agrios enfrentamientos entre músicos por este tema. ¿Usted lo ha sufrido en lo personal?

No, yo no he sufrido nada, yo solo he defendido los derechos de los autores que no son Bruno Mars ni Alejandro Sanz, y que también quieren vivir de esto.

¿Cuáles han sido los últimos artistas que ha descubierto en Madrid?

Road Ramos me encanta, tiene un nivel que no das crédito. Rafael Berrio es otro artista incontestable, imperdible, que además es un escritor soberbio. El lugar desde el que escribe es muy especial.