Pancho Varona
Pancho Varona - ABC

Pancho Varona: «Estoy seguro de que Sabina nos llamará pronto»

El escudero del genio de Úbeda presenta su show «Historias de canciones» en Galileo

MADRIDActualizado:

Él estuvo ahí cuando se escribieron algunas de las tonadas más memorables del cancionero popular español. No sólo las de Joaquín Sabina, a quien acompaña en sus discos y giras desde hace décadas. También las de Manolo Tena, Ana Belén, Miguel Ríos, Quique González, Luz Casal o Ana Torroja. Por eso, cuando cuenta anécdotas sobre esos momentos, su voz se convierte en un torrente de emociones que nadie quiere perderse. Ese es el plan de la noche de mañana en Galileo Galilei. «Sentarse, pedir un gin-tonic y escuchar» cómo este viejo lobo relata algunas de las peripecias más increíbles y entrañables de su interesantísima carrera profesional en el espectáculo «Historias de canciones».

Su calendario de conciertos de verano con las «Noches sabineras» es frenético.

Sí, por suerte, cuando paramos la gira con Joaquín en junio, empezamos a recibir muchas llamadas de gente de todos los puntos de España que nos quería ver, sin Joaquín lógicamente. Todas las semanas tenemos tres o cuatro conciertos, un verano precioso.

Mañana en Galileo ofrecerá un show diferente, «Historias de canciones».

Así es. Cuento historias de las que surgieron canciones. Cómo nacieron,las casualidades que desatan la inspiración. Es un repaso original a toda mi carrera. Yo siempre voy apuntando anécdotas en una libreta, para tener más material para estos conciertos. Al público le encanta escuchar todos esos detalles, cómo se grabó una canción, cómo surgió un estribillo... Y luego surge el diálogo con la gente, me preguntan cosas... Incluso en «Pacto entre caballeros» subo a unas cuantas personas al escenario a corear lo de «¡Mucha, mucha, policía!». Se va a crear un ambiente muy bonito y divertido.

La sala Galileo es perfecta para este formato, ¿no?

La sala Galileo es perfecta para muchas cosas (risas). Allí voy una vez almes con las «Noches sabineras», y ahora en agosto, con este concierto, es muy agradable para sentarse, pedir un gin-tonic y escuchar mis historias. Yo me siento como en casa.Conozco los camerinos, las paredes donde los músicos dejan sus dedicatorias, me sé los nombres de todos los camareros...

Al circuito de salas de Madrid, que siempre vive sus vaivenes, ¿cómo lo ve de salud ahora mismo?

Yo no tengo mucho conocimiento del estado actual, porque hay pocas salas en las que se pueda hacer lo que nosotros hacemos. Hay bares pequeñitos, algunos medio clandestinos, Clamores cambió de dueño y dejé de ir... Mi recorrido siempre era Galileo, Clamores, El Rincón del Arte Nuevo... No hay muchas salas emblemáticas, como había antes. Tendría que haber más Cafés Centrales, más Galileos, más Rivieras y más de todo, pero tampoco es que haya mala salud, al contrario. En Madrid siempre hay vida.

¿Cómo está Sabina?

Ahora mismo debe de estar feliz, en Rota, veraneando, con un mes de vacaciones. Me imagino que cuando vuelva nos pondrá la cabeza como un bombo, porque vendrá lleno de ideas y proyectos. Con esa euforia contagiosa, como cuando dice [imita su voz]: «Ya tengo cinco pedazo de canciones y quiero hacer un disco doble, ya tengo el título y esto y lo otro...». Lo que le hacía falta era irse a Rota y llenanrse de ilusión otra vez. Estoy seguro de que nos llamará pronto».

Datos útiles

«Historias contadas». Sala Galileo Galilei. Calle Galileo, 100.

Mañana, a las 21 h. 12 euros (entradas en Ticketea).

www.salagalileogalilei.com