Sara Hernández, en primer plano, a su salida de los juzgados de Getafe
Sara Hernández, en primer plano, a su salida de los juzgados de Getafe - JAIME GARCÍA

Imputada la alcaldesa de Getafe (PSOE) por arrojar vertidos ilegales al río Manzanares

El juez cita a Sara Hernández y a su edil de Urbanismo, Jorge Juan Rodríguez, por un delito medioambiental

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El Juzgado de Primera Instancia e Intrucción número 3 de Getafe ha imputado a la alcaldesa de la localidad, Sara Hernández (PSOE), por un presunto delito contra la ordenación del territorio y el medio ambiente. El juez cita a declarar como querellados –el 9 de enero de 2019– a la regidora y a su concejal de Urbanismo, Jorge Juan Rodríguez, por la gestión de los vertidos de aguas fecales sin tratar arrojadas al Manzanares desde el barrio de Perales del Río.

El escrito, fechado el pasado 15 de noviembre, señala la «posible existencia de delitos contra los recursos naturales y el medio ambiente» e instruye la apertura de diligencias previas para dirimir lo ocurrido y sus implicados. Hernández, que fue secretaria general del PSOE-M hasta septiembre de 2017, deberá personarse en el juzgado con Rodríguez a las 10 horas. La presumible existencia de una infracción penal ya fue advertida por el juez en la admisión a trámite de la querella, como informó ABC. El magistrado, además, insta al Seprona a comprobar si los vertidos contaminantes llegan al río desde un desagüe por conducción desde este barrio, ubicado detrás del Cerro de Los Ángeles, entre Getafe y Madrid.

La querella, presentada por Impulsa Getafe –un nuevo partido local–, remite a un problema crónico del municipio y, especialmente, a la discutida gestión del Gobierno actual. Los estragos de las aguas residuales se hacen notar en la salud de los vecinos del barrio y en la flora y fauna de este tramo del Manzanares.

El mal olor se ha instalado en la zona y cada cierto tiempo, especialmente en verano, son habituales las plagas de mosquitos. La gravedad se refleja también en que la Confederación Hidrográfica del Tajo ha impuesto varias sanciones al Ayuntamiento de la localidad por no controlar los vertidos, con multas de hasta 100.000 euros. La contaminación cuenta con el agravante de que se trata del Parque Regional del Sureste, un espacio protegido. Aunque el Consistorio prometió hace dos años un plan para atajar la problemática en el río, con la redacción de un proyecto para remodelar la elevadora de agua, aún no se ha puesto en marcha.