Cristina Cifuentes (a la izda.) junto a Esperanza Aguirre e Ignacio Gonzalez
Cristina Cifuentes (a la izda.) junto a Esperanza Aguirre e Ignacio Gonzalez - Efe

Las denuncias de Cifuentes que rompieron al PP

La decisión de la expresidenta regional de llevar a la Fiscalía las irregularidades detectadas en el Canal de Isabel II, primero, y trasladar más tarde las anomalías en el Campus de la Justicia, la enfrentó a sus predecesores

MadridActualizado:

Cristina Cifuentes, expresidenta regional, vio cómo su carrera política saltaba por los aires a raíz de la publicación de un vídeo de siete años atrás que, supuestamente, había sido borrado a los 15 días de grabarse. Previamente al auge y caída de la exjefa del Ejecutivo regional, coincidieron una serie de hechos relacionados con el Canal de Isabel II y el Campus de la Justicia que pudieron haber contribuido a ponerla en camino a la salida.

Por un lado, la política conoció el contenido de un informe muy duro de la Cámara de Cuentas contra el proyecto del Campus de la Justicia, que comenzó a desarrollar Esperanza Aguirre durante su etapa al frente de la Comunidad de Madrid. Tras la dimisión y marcha de Aguirre, el proyecto fue continuado, aunque reducido por causa de la crisis, por su sucesor, Ignacio González, bajo el nombre de Ciudad de la Justicia.

Consejo de la Abogacía

Cuando Cifuentes conoció el informe de la Cámara, pidió consejo a la Abogacía General de la Comunidad de Madrid y en este departamento le aconsejaron que lo remitiera a la Fiscalía para su toma en consideración, algo que ella hizo. En esta ocasión, no hubo denuncia del Gobierno regional de los hechos, únicamente se le dio traslado a la Fiscalía del documento de la Cámara de Cuentas que recogía las anomalías registradas en el proyecto del Campus de la Justicia.

Sí que la hubo, sin embargo, un par de años antes, en julio de 2016. Entonces, Cifuentes iniciaba su legislatura ondeando la bandera de la lucha contra la corrupción. Esa actitud ya había costado entonces el puesto a varios altos cargos y algún diputado, obligados a abandonar el escaño por el pacto de investidura firmado con Ciudadanos y que obligaba a ello en caso de imputación.

Cifuentes capitaneó públicamente esa cruzada contra la corrupción, también dentro de su partido. De ahí que a comienzos de julio de 2016 decidiera llevar a la Fiscalía lo que el Consejo de Administración del Canal de Isabel II consideraba posibles irregularidades perpetradas por anteriores responsables de este mismo organismo, que presidía entonces Ignacio González.

Concretamente, de varios informes facilitados por el Gobierno regional se obtuvieron datos relevantes para la marcha del llamado Caso Lezo, relacionados con la venta de la filial brasileña Emissao y con otras operaciones realizadas por el Canal de Isabel II. A consecuencia de esta investigación, el expresidente regional Ignacio González terminó siendo detenido y encarcelado en abril de 2017, y aún está a la espera de juicio.

«Tolerancia cero»

Hubo más denuncias posteriores de la Comunidad contra González, por otras operaciones de la empresa pública del agua. La expresidenta presumía entonces en sus discursos de tener «tolerancia cero» contra la corrupción, «venga de donde venga».

Pero no todos en su partido lo vieron igual. De hecho, algunos recordaban que Cifuentes llevaba décadas siendo parte, como diputada regional, de aquellos gobiernos populares a los que ahora denunciaba por corruptos.

Sectores populares se sintieron desprotegidos, e incluso atacados, por la presidenta, que también lo era del PP madrileño. Veían la sombra de Ciudadanos detrás de muchas de las decisiones de Cifuentes, y eso se las hacía mucho más dolorosas.

Tras el Canal, llegó el tiempo del Campus de la Justicia. El proyecto estrella de Aguirre. La joya de la corona popular. Desmontada pieza a pieza en un informe muy duro procedente de la Cámara de Cuentas. Informe que la expresidenta trasladó a la Fiscalía para que obrara en consecuencia. Esto ocurrió el 19 de abril de este año. Apenas seis días después, el 25, Cifuentes presentaba la dimisión tras hacerse público su vídeo en un supermercado.