Un policía municipal multa a una conductora en Madrid Central - ABC / Vídeo: Las multas en Madrid Central volverán este lunes

Carmena activó las multas a todos los vehículos en Madrid Central tras perder el Gobierno

El Ayuntamiento revisa la última remesa de infracciones y comprueba que desde el 16 de marzo al 30 de mayo se sancionó sólo a coches sin distintivo

El juez mantiene Madrid Central y rechaza el recurso del PP

MADRIDActualizado:

El Ayuntamiento que encabeza José Luis Martínez-Almeida (PP) ya ha revisado la última remesa de multas de Madrid Central y ha podido comprobar que s us cámaras no pusieron ninguna sanción a los vehículos B y C que tenían el acceso restringido. Cuando faltaban pocos días para que Almeida arrebatara el bastón de mando a Manuela Carmena, su equipo dio orden de que se comenzara a multar a todos los vehículos, ya sin miramientos. No afectaría a su imagen. Esta información la confirma personal funcionario del Área de Medio Ambiente y Movilidad.

El periodo analizado comprende desde el 16 de marzo hasta el 30 de mayo pasados. Durante estos días se interpusieron un total de 20.000 expedientes sancionadores, todos ellos correspondientes a vehículos A, es decir, los que no tienen distintivo ambiental de la DGT por ser más contaminantes (motores diésel anteriores al año 2006 y gasolina previos al 2000).

Como ya informó este diario en exclusiva, el Gobierno de Carmena dio una instrucción verbal a la Unión Temporal de Empresas (UTE) Madrid Sur Movilidad (MSM), gestor del sistema, para que las infracciones sólo se emitieran a unos pocos y no más de una vez al mes para reducir así el número de expedientes. El resto de vehículos By C con acceso prohibido, aunque no lo supiera, estaba indultado.

Sin embargo, la estadística de los 75 días estudiados demuestra que la amplia mayoría de los coches que accedieron a Madrid Central fueron los que decidió no sancionar la Corporación anterior: el 9,65% de los vehículos que entraron al área fueron de tipología A; un 34,89% B; un 43,67% C, y un 11,79% Eco y Cero.

Transparencia olvidada

La ex delegada de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés, activó Madrid Central aceleradamente el 30 de noviembre con vistas a los comicios municipales arropada por el Partido Socialista. Se vio obligada a flexibilizar su normativa con la aprobación posterior de una decena de decretos para incluir excepciones de acceso para colegios y trabajadores. Las quejas se le acumulaban.

En medio de las críticas que suscitó su puesta en marcha, la oposición de entonces, Partido Popular y Ciudadanos, le pidió más reposo para escuchar todas las voces. Pero Ahora Madrid apretó el acelerador de su medida estrella y le puso todos los focos para sacarle el máximo rédito electoral. Apagaron la luz y tiznaron su bandera de transparencia cuando aprobaron la fase sancionadora el 16 de marzo y dieron la orden arbitraria de dar vía libre a los B y C.

Un engaño «invalidante»

Para Mario Arnaldo, presidente de Automovilistas Europeos Asociados (AEA), uno de los mayores expertos en normativas de circulación vial, este engaño sin información pública «es un error invalidante» de las multas que se hayan emitido a los conductores. Además, considera, «es suficiente motivo como para exigir responsabilidades a los funcionarios que hayan adoptado esa medida».

AEA puso sobre la pista con un a investigación que publicó el pasado 17 de mayo de que el sistema tecnológico de cámaras daba fallos con las infracciones. ABC se enteró el 2 de junio de que se había dado traslado al Departamento de Multas de anular las sanciones por un error en el formato horario y el Ayuntamiento, entonces con Carmena al frente, no tuvo más remedio que reconocer lo que callaba con cautela mientras el poder se le escapaba de las manos.

Vuelta a multar

Este prólogo de desaciertos es la base sobre la que se apoyó el acuerdo programático de PP y Cs para poner en marcha la moratoria de multas de Madrid Central desde el pasado 1 de julio y mejorar el sistema. El decreto que aprobó el pasado 27 de junio el Ayuntamiento en Junta de Gobierno para volver a la fase de avisos recibió una gran contestación del sector progresista; primero en la calle, después en los tribunales.

De los tres recursos judiciales presentados con petición de medidas cautelarísimas que se han resuelto en los tribunales, sólo uno, el de Ecologistas en Acción, ha aceptado que se suspenda la moratoria y se mantengan las multas porque podría provocar problemas de contaminación.

Ante este escenario, el delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante, garantiza que van a acatar lo que diga la Justicia, pero también van a defenderse demostrando que no ha subido la polución durante el paréntesis de multas. «Carmena ha mantenido durante 75 días una moratoria encubierta para un sistema que presenta carencias y fallos, pero esto no le importa a determinados sectores que han optado por ideologizar y judicializar una medida que pretendemos mejorar atendiendo a todos los afectados. No vamos a renunciar a implantar un modelo en Madrid Central alternativo al fracasado de la izquierda».