Fomento detecta «problemas serios» en las obras de varios tramos del AVE gallego
Obras del AVE en el viaducto del Ulla, en Catoira - EFE
infraestructuras

Fomento detecta «problemas serios» en las obras de varios tramos del AVE gallego

El conselleiro de Infraestructuras explicó que hay complicaciones con los expedientes de los túneles de acceso a Vigo y del puente sobre el río Ulla. Hernández afirma que «la alta velocidad a Galicia es una gran mentira» y pide cien días de gracia para que el Gobierno central analice su situación

LA CORUÑA Actualizado:

Al referirse a la situación en la que se encuentra la alta velocidad gallega el conselleiro de Infraestructuras, Agustín Hernández, es claro y no evita hablar de «frustación». Y es que, para Hernández, el AVE gallego «es una gran mentira que se incrementó durante los gobiernos socialistas». Así lo afirmó, tajante, en un encuentro mantenido ayer en Oleiros con motivo de una visita al centro de extensión universitaria y divulgación ambiental de Galicia.

Un día después de que la ministra de Fomento, Ana Pastor, hiciese una llamada a la calma advirtiendo de la necesidad de llevar a cabo una diagnosis, el conselleiro tomaba la palabra para respaldar las declaraciones de Pastor y conceder cien días de gracia al Ejecutivo entrante. «Ahora tenemos que dejar claro cuál es la situación real y después trabajar seriamente para comprometer las obras que están pendientes y ejecutarlas», apuntó al tiempo que confíaba en que la ministra «sea capaz» de realizar un estudio exhaustivo de la situación de la alta velocidad gallega en el plazo de tres meses.

Hernández también se refirió en su encuentro con los periodistas a los puntos negros en la implantación del AVE en Galicia. En concreto, el titular habló de «problemas serios» que localizó en la conexión entre Santiago y Vigo y en el viaducto sobre el Ulla. En el caso de los túneles de acceso a la Vigo, el responsable de la cartera de Infraestructuras remarcó que es necesario realizar actuaciones importantes para poner en servicio este tramo, ya que «no están licitadas». Asimismo, confirmó las complicaciones en la parte metálica del túnel.

«Imposible antes del 2018»

En el capítulo dedicado a los plazos, Hernández fue un paso más allá que su homóloga en la cartera de Fomento al vaticinar que esta infraestructura no entrará en funcionamiento en Galicia hasta 2018. En este sentido, valoró el trabajo analítico que se está realizando desde el Gobierno central y pidió que se adquiera un compromiso firme «que no acabe desembocando en una frustación como en 2008 y 2009». «Teníamos claro que era imposible antes de 2018; técnicamente no era viable contar con el AVE antes de esta fecha», mantuvo tras apostillar que sería muy complicado que la línea de alta velocidad ferroviaria entre la capital gallega y Vigo esté en funcionamiento antes del 2013.

Consultado acerca de los presupuestos de esta gran obra, el conselleiro suscribió las declaraciones realizadas el pasado lunes por Ana Pastor al indicar que las necesidades presupuestarias serán las que surjan del análisis que el Ministerio lleve a cabo. «Es importante no solo tener claro lo que queda aún por licitar —apuntó— sino también lo que queda por pagar de las obras que están en marcha y de las que ya están terminadas».

Cruce de acusaciones

Durante su estancia en el centro de Oleiros, Hernández se encontró con el líder del PSdeG, Manuel «Pachi» Vázquez, quien ciñó sus declaraciones sobre los retrasos en el AVE a Galicia a la petición de una convocatoria urgente del Pacto del Obradoiro por parte de Feijóo para «decirle la verdad a los gallegos y no hacer juegos malabares sobre infraestructuras».

Sus palabras obtuvieron pronta respuesta por parte del portavoz de infraestructuras de los populares, Alejandro Gómez, quien aseguró que «Galicia ya tendría AVE si su partido (en alusión a Vázquez) tuviese voluntad y hubiese dedicado presupuestos a esta obra». A lo que agregó: «El retraso que tendrá la alta velocidad en Galicia es equivalente al cien por cien de la legislatura de Zapatero».

Vía comunicado de prensa, Gómez también aseguró que «lo que está hecho se va a pagar» y que las nuevas obras que se ejecuten «no supondrán más deuda a cambio de propaganda». El paralelismo con la política protagonizada por el ex ministro de Fomento, José Blanco, estaba claro. «El anterior responsable hizo inversiones que los populares aplaudieron, pero también es el protagonista de licitaciones que no llegaron y de contratos que al final quedaron sin pagar», espetó.

La comisión de Delgado

El diputado ourensano Celso Delgado, azote de Magdalena Álvarez y José Blanco en la pasada legislatura, será presidente de la Comisión de Fomento del Congreso.