Incendio en el municipio lucense de Chantada
Incendio en el municipio lucense de Chantada - ELISEO TRIGO/EFE
Galicia en llamas

La voraz actividad incendiaria arrasa 2.600 hectáreas en lo que va de mes

Los fuegos están incidiendo en espacios protegidos como el parque natural de O Xurés o la zona del Courel

Santiago Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Ala espera de unas lluvias que no se prevén hasta el lunes —y sólo con cierta intensidad en la franja atlántica—, el fin de semana se presenta complicado en la lucha contra el fuego. En lo que va de mes la actividad incendiaria ha sido voraz. Según la Consellería de Medio Rural se han producido más de 235 incendios, el doble de la media por estas fechas. Sólo contabilizando los que superan las 20 hectáreas quemadas, cifra a partir de la que informa la Xunta, las llamas han calcinado ya unas 2.600 hectáreas de terreno.

Durante la jornada de ayer los focos más complicados se encontraban en Vilariño de Conso, Vilamarín (Orense) y en los municipios de Folgoso do Courel y Chantada. En el primer municipio seguían activos cuatro incendios, uno de ellos estabilizado. El mayor, que aglutina 400 de las 530 hectáreas calcinadas, se registra en la parroquia de Chaguazoso. En Vilamarín se iniciaba por la tarde un nuevo fuego que a última hora ya había arrasado otras 100 hectáreas.

En plena zona protegida por la Red Natura en el municipio lucense de Folgoso do Courel, permanecía activo también otro incendio que ha calcinado 150 hectáreas, buena parte de ellas de importante valor ecológico. La alcaldesa de la localidad, Lola Castro, no tiene dudas de que el incendio ha sido provocado. Afecta, dice, a una zona de robles antiguos que ya había ardido en otro incendio en el año 2013.

«Suponemos que ha sido obra de la misma persona y que quien le plantó en 2013 le ha vuelto a plantar», aseguró ayer la regidora, según informó Efe. Castro espera que «cojan» a ese individuo y lo pongan a disposición de la Justicia, porque está «haciendo mucho daño».

La alcaldesa explica que el jueves se vivieron momentos de mucha tensión, porque «se levantó viento y con temperaturas de 30 grados» el fuego «se descontroló por todos los flancos». Incluso amenazó a un núcleo de población, Miraz, que finalmente se salvó de las llamas gracias «a un regato» que actuó como barrera natural.

En la provincia de Lugo la situación es crítica también en el municipio de Chantada, donde han ardido ya otras 150 hectáreas en un incendio que se inició el pasado jueves y que ayer permanecía activo. En Silleda (Pontevedra), los servicios de extinción lograron controlar el fuego tras abrasar, según las primeras estimaciones, una superficie similar. El resto de los fuegos que han azotado a la provincia de Orense durante la última semana, en los municipios de Melón, Vilar de Barrio, Chandrexa de Queixa, Manzaneda o Paradela, estaban ayer también controlados. Además, los brigadistas que luchan contra el fuego lograban estabilizar también otro foco en la provincia de Lugo, en el término municipal de Cervantes.

Xurés

En el Parque Natural da Baixa Limia-Xurés, la situación se ha estabilizado en las últimas jornadas. Allí la han ardido casi 800 hectáreas del municipio de Lobios. A última hora del jueves los servicios de extinción lograban controlar los focos que permanecían activos. María del Carmen Yáñez, alcaldesa de la localidad, insistía ayer en que «todo apunta» a que los incendios son «intencionados». En declaraciones a Ep, la regidora señaló que la situación actualmente es «tranquila» en el municipio tras haberse reproducido «algún pequeño foco en zonas quemadas», posiblemente porque se levantó algo de viento. «Si no se vuelven a reproducir la situación es de calma», sostuvo, para recalcar que «no hay ningún peligro».

Yañez lamentó que el fuego afecta «a una de las zonas más importantes del parque natural». Se trata de un área arbolada «de gran riqueza ecológica», ahondó. La regidora aseguró además que la Guardia Civil mantiene abierta una investigación para localizar a los autores. «Estos incendios en la parroquia de Río Calado no tienen que ver con los detenidos», precisó en relación a un brigadista y a otro vecino arrestados como presuntos autores de seis fuegos el pasado verano. «Aún habría alguna persona o personas más por detener», sentenció Carmen Yañez.

Alfonso Rueda

El vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, mostró también ayer su «preocupación» por la «inusual actividad incendiaria» de este mes de octubre y prometió «redoblar efectivos para investigar y detener» a los responsables de los fuegos. Rueda precisó que además de que hay un mayor número de fuegos del habitual en estas fechas del año, este otoño cuenta con otra peculiaridad. Son muchos los que se declaran en espacios naturales protegidos —como el Xurés o el Courel— y hay una «evidentísima intencionalidad».

El vicepresidente de la Xunta reconoció que los planes de prevención y las campañas antiincendios «tienen que adaptarse a las circunstancias», entre ellas, las «anomalías climáticas» como la que se vive en este principio de otoño, con unas temperaturas que parecen más propias del verano durante las horas de sol. Para la jornada de hoy y la de mañana se vuelve a esperar que se sobrepasen los 30 grados. Por este motivo, Alfonso Rueda abogó por «incidir en la prevención» y facilitar la acción de la justicia sobre los incendiarios.