Mariano Rajoy, con Feijóo, Ana Pastor e Íñigo de la Serna
Mariano Rajoy, con Feijóo, Ana Pastor e Íñigo de la Serna - ARXINA

Rajoy apela a los puentes que «unen y no separan» tras un 2017 «que no ha sido fácil»

El presidente ensalza el espíritu de la Transición, como otro «puente de entendimiento y concordia»al que los españoles se encaramaron para dejar atrás la dictadura

SantiagoActualizado:

El escenario era propicio para la metáfora: Mariano Rajoy apeló tras la silueta del Puente de Rande, recién ampliado e inaugurado hoy, a los «puentes que unen y no separan» a los españoles. El presidente del Gobierno ha aterrizado en Galicia este sábado para hacer balance de los éxitos económicos de su gestión (crecimiento del 3,1%, menos paro y más afiliados a la Seguridad Social) al término de un año político que, como resumió, «no ha sido fácil», en gran medida por el desafío secesionista. «En realidad -añadió-, ninguno lo es».

Así, el jefe de Ejecutivo ha recordado los 25 años de la firma del Tratado de Maastricht, con el que España renovó los votos de su «vocación europea», y el tan mencionado espíritu de la Transición, otro «puente de reconciliación y concordia» al que los españoles se encaramaron para dejar atrás la dictadura.

En un acto celebrado sobre la ría de Vigo, Rajoy ha estado acompañado por la presidenta del Congreso, Ana Pastor, el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, o el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, entre otros. Desde allí valoró la remodelación de Rande como un hito que mejora la vertebración de la ciudad más importante de Galicia, Vigo, con el resto de la franja atlántica a través de la AP-9.

Precisamente sobre la autopista, el presidente del Gobierno ha recogido uno de los guantes lanzados en las últimas semanas por la Xunta para la gestión de la vía. En mitad de un debate por la transferencia de la infraestructura a Galicia, Rajoy ha accedido a debatir en la comisión mixta de gestión la bonificación del peaje entre el barrio de Teis y la localidad de Redondela.