La menor perdió al bebé una semana después de la presunta agresión
La menor perdió al bebé una semana después de la presunta agresión - ABC
TRIBUNALES

Piden 30 euros de indemnización para una menor embarazada que perdió al bebé tras una agresión sexual

La fiscal también pide 7 años de prisión para el acusado porque indica que «no es posible» relacionar la agresión con el aborto

SantiagoActualizado:

Esta semana se sentará en el banquillo el hombre acusado de agredir sexualmente a una menor embarazada, que una semana después acabó perdiendo al bebé. Los hechos que se juzgarán en la Audiencia provincial de Lugo se remontan al año 2011 y tuvieron lugar en Monforte de Lemos, municipio al que la joven acudió con su pareja a visitar a un amigo al que iban a ayudar a cortar leña. Este hombre aprovechó las circunstancias para quedarse a solas con la menor en el interior de su vehículo durante un traslado, neutralizando cualquier tipo de resistencia.

Lo que presuntamente ocurrió en el interior del coche lo describe al detalle la fiscal del caso en su escrito de acusación, al que ha accedido ABC. «El encausado, guiado por el ánimo de atentar contra la libertad sexual de la menor, durante el trayecto con el vehículo por la carretera [...] se introdujo en un camino estrecho y cubierto de árboles saliéndose de la carretera asfaltada y paró el coche, acto seguido sacó la cartera y le ofreció 50 euros a la menor si se acostaba con él y, sin esperar a que contestase nada, empezó a tocarla violentamente en el pecho e intentó besarla, echándose sobre ella que se encontraba en el asiento delantero derecho, mientras la joven le decía que no y le pedía que parase».

«Imposible» determinar la causa

Aprovechando un despiste, la víctima salió del coche corriendo, lo que provocó que el acusado fuese corriendo tras ella -embarazada de cinco meses- y la alcanzase a pocos metros del vehículo. La fuerza que utilizó para volver a introducirla en el vehículo le rompió la camiseta a la menor, sobre la que continuaron los tocamientos. Una vez en el coche, le propinó un fuerte puñetazo en el abdomen y la amenazó con que no contase nada de lo ocurrido a su pareja. Como consecuencia de esta agresión, la denunciante sufrió una contunsión en el abdomen. A los siete días de estos hechos, sufrió un abortó que derivó en la pérdida del bebé, aunque la fiscal del caso introduce en este punto que una y otra circunstancia no se pueden conectar al apuntar que «es imposible determinar la causa del aborto».

El acusado se enfrenta a una pena de 7 años de cárcel por un delito de agresión sexual. En cuanto a las indemnizaciones económicas, la representante del Ministerio Público limita a solo 30 euros el pago a la víctima por las lesiones sufridas. Una cantidad diez veces menor de la que le exige al acusado que abone al Servicio Galego de Saúde (340 euros) por la atención médica prestada a la muchacha. El juicio se inicia el próximo miércoles.