Grúas en el astillero ferrolano de Navantia en el que se construirán las fragatas
Grúas en el astillero ferrolano de Navantia en el que se construirán las fragatas - MIGUEL MUÑIZ
SECTOR NAVAL

El Gobierno firma las fragatas de Navantia a 30 días de las elecciones

Las cinco unidades F-110 supondrán una inversión de 4.317 millones desde este año hasta el próximo 2031. Se espera que sirvan para crear una década de empleo estable en la comarca y modernizar los astilleros

SantiagoActualizado:

Tras años de espera, Ferrol contará con una importante carga de trabajo para sus astilleros. A un mes de la cita electoral del 28 de abril, el Consejo de Ministros aprobó esta mañana la orden de ejecución de las cinco fragatas de la serie F-110 en la empresa pública Navantia. Su construcción servirá para que en la ciudad, en la que la tasa de paro ha llegado a alcanzar el 25% en los años más duros de la crisis, se generen unos 7.000 puestos de trabajo estables en la próxima década.

El encargo de las F-110 llega para sustituir otra serie construida en los astilleros de la ría ferrolana, las fragatas de la clase Santa María (F-100) que se fueron poniendo en servicio entre 1986 y 1994 y han ido quedando obsoletas. El Ejecutivo de Rajoy había prometido que la orden se firmaría ya a finales de 2017. Tras el desembarco de Sánchez en La Moncloa, el socialista comprometió una nueva fecha, antes de que acabase 2018. Finalmente la orden ha llegado en plena precampaña electoral para las generales.

El anuncio, que supondrá la mayor inversión en Galicia desde el AVE —4.317 millones de euros— se divulgó por partida triple. El primero en dar la noticia fue el candidato del PSOE a la alcaldía de Ferrol, Ángel Mato, que convocó una rueda de prensa de urgencia. Una hora después el delegado del Gobierno en la Comunidad gallega, Javier Losada, compareció por el mismo asunto, que finalmente confirmó la portavoz del Ejecutivo, Isabel Celáa, tras el Consejo de Ministros. Todos ellos resaltaron la «importante carga de trabajo» para los astilleros ferrolanos, que desde que partió de sus gradas la última fragata de la serie F-100 han funcionado a medio gas.

Para el corte de chapa aún habrá que esperar. El siguiente trámite será firmar el contrato con Navantia como empresa encargada de materializar las cinco unidades de las que consta este programa. Según informa Ep, el delegado del Gobierno explicó que la primera fragata se entregará, de acuerdo con las previsiones establecidas, en 2026. La última partirá de la ría ferrolana en 2031. El candidato a la alcaldía de Ferrol, resaltó que se «avanza» sobre los plazos previstos y resaltó que la medida supondrá iniciar «el mayor programa encargado por el Ministerio de Defensa a Navantia de toda su historia». En 2019 se presupuestarán los primeros 41,1 millones de euros, una cifra que irá ascendiendo en ejercicios sucesivos hasta completar la inversión total.

Las fragatas F-110 serán escoltas polivalentes de 145 metros de eslora y 18 metros de manga. Tendrán un desplazamiento en el entorno de las 6200 t, alcanzarán una velocidad máxima superior a los 26 nudos y podrán albergar a 150 personas, con sitio para 40 adicionales.

Impacto en el sector

Losada destacó el impacto de la construcción de las fragatas en toda la industria naval gallega. «Es una inversión que va a propiciar que de 200 empresas vinculadas al sector naval se pase a 280», recalcó el delegado del Gobierno. La cifra concuerda con la estimación realizada por el Clúster del naval gallego, Aclunaga. Para este organismo, el contrato es crucial para dar estabilidad a los astilleros públicos ferrolanos, que podrán acometer con tranquilidad la búsqueda de nuevos contratos en los mercados internacionales. Los sindicatos también esperaban las fragatas para que Navantia pueda cumplir con su plan estratégico, que prevé la modernización del astillero con la construcción de un nuevo dique y la incorporación de nuevas tecnologías. «Se le da a Navantia una estructura de trabajo importante para seguir progresando» y «supone dar un paso más para la conversión del astillero en un astillero 4.0», recalcó también el delegado del Gobierno.

Con la orden de ejecución aprobada ayer, el Gobierno completa el proceso iniciado el pasado 14 de diciembre. En esa fecha el Consejo de Ministros aprobó el techo de gasto para poder abordar esta «importante» inversión, en palabras de Losada, quien destacó que la cooperación ministerial entre Defensa, Hacienda e Industria ha hecho posible la firma.