El consejero de Compromís en RTVV exige un despacho para él solo

Rafael Xambó, muy identificado con el 15-M, se niega a compartirlo con el PSOE

I. B.
Actualizado:

VALENCIA

Rafael Xambó, representante de la coalición Compromís en el consejo de administración de RTVV, no está por compartir despacho con uno de los consejeros del PSPV, ni con ningún otro: lo quiere para él solo. Tras la constitución, ayer, del consejo de administración de la corporación, Xambó expresó su negativa a usar conjuntamente el despacho que se le había asignado en las dependencias de RTVV de la Gran Vía del Marqués del Turia, en Valencia, remodeladas hace unos meses con el objeto de ahorrar gastos.

Las obras redujeron el número de dependencias, de forma que se determinó asignar un despacho para cada dos consejeros. En la disposición actual, dos de los tres despachos disponibles para los consejeros de la oposición están destinados a los del PSOE, salvo el representante de este partido que queda suelto, quien debe compartirlo con el consejero de Compromís. El consejero de EU, Amando Vilaplana, ha tenido más suerte en el reparto y, por aquello de que el número de consejeros es impar, podrá disfrutar a sus anchas de una de las dependencias usadas por los miembros del consejo una media de entre dos y cuatro días al mes.

Lo último en telefonía

Xambó, muy significado con el Movimiento 15-M, en cuya acampada de Valencia ha participado activamente junto a otros representantes denominados «platones» (supuestos referentes sociales que se dirigían a los reunidos en las asambleas de los «indignados»), no está dispuesto al uso compartido de despacho, pero sí a utilizar un teléfono móvil de última generación, marca BlackBerry, cuyo coste corre por cuenta de RTVV. Es el modelo de teléfono asignado para todos los miembros del consejo, Xambó incluido, quien no ha puesto objeciones en esta ocasión a quedarse con uno de los terminales.

La sesión plenaria del consejo de administración de RTVV, en la que ayer tomaron posesión sus nuevos miembros, ratificó la designación de Juan de Dios Navarro como nuevo presidente del órgano. Los peros respecto al formato de la reunión vinieron precisamente de parte de Xambó, quien criticó en un comunicado que no se le permitiera, según su criterio, utilizar un turno de palabra para valorar el estado de la corporación.