Imagen de archivo de una de las motos de un repartidor de Deliveroo
Imagen de archivo de una de las motos de un repartidor de Deliveroo - MAYA BALANYÀ
Valencia

Un repartidor de Deliveroo denuncia a la empresa por echarle al trabajar también para Uber Eats

El responsable de Intrersindical considera que se trata de un «despido improcedente realizado a un falso autónomo»

VALENCIAActualizado:

Un repartidor de la empresa Deliveroo en Valencia ha presentado una denuncia contra la compañía por un supuesto despido improcedente, producido según el denunciante tras empezar a trabajar con una compañía de la competencia (Uber Eats) para tratar de incrementar sus ingresos.

Según ha informado Intersindical Valenciana, esta mañana se ha producido sin éxito un acto de conciliación entre el trabajador despedido y la empresa, que no ha desplazado a ningún representante legal a este trámite.

En opinión de Marco Llerena, responsable de Intrersindical, "se trata de un despido improcedente realizado a un falso autónomo, un caso similar al resuelto el pasado mes de junio de forma favorable a otro repartidor".

El denunciante, Manuel Ángel Cabo, de 40 años de edad, tuvo en los repartos de Deliveroo su única fuente de ingresos entre julio de 2017 y octubre de 2018, y cobraba alrededor de 3,50 euros por cada entrega, según ha explicado en declaraciones a EFE.

"La empresa únicamente me asignaba unas 20 horas semanales, y así era imposible cubrir los gastos de gasolina o de mantenimiento de la moto, además de la cuota de autónomo", detalla.

El material de trabajo, de su bolsillo

Por otra parte, Cabo denuncia que la empresa le obligó a comprar una chaqueta, una bolsa térmica y un cajón rotulados con la marca de la compañía para efectuar los repartos, "a pesar de que se trata de un material necesario para el reparto y de que encima les hacía publicidad; no tenían por qué cobrármelo", lamenta.

El conflicto con la empresa, según la versión del denunciante, llegó cuando optó por trabajar también para otra empresa de reparto, Uber Eats, con la que obtenía "casi el doble de beneficio por los mismos servicios", de modo que dejó de atender pedidos de Deliveroo.

"Esto supuso que me desconectasen de su red y me impidiesen seguir trabajando con Deliveroo. Si realmente fuese un autónomo podría haber dejado de atender pedidos sin ninguna consecuencia", explica Manuel Ángel Cabo, quien además insiste en que la empresa a la que ha denunciado no le pagaba horas "aunque estuviese tres horas sin recibir pedidos" ni abonaba un "kilometraje real".

Consultada por EFE al respecto, la empresa todavía no se ha pronunciado.