Vicente Ordaz - El Faro

Nada dura tres días

«Baldoví ya mostró su enfado/temor con la presencia en campaña electoral de líderes nacionales en el balcón del Ayuntamiento de Valencia»

Vicente Ordaz
Actualizado:

En el fondo, no hay tanta diferencia entre el fúbol y la política, al menos en el recorrido mediático que tienen algunos acontecimientos. En el mundo del fútbol, el cese de un entrenador, el traspaso de un futbolista, o cualquier situación de esa índole, representa un terremoto que en el origen de su epicentro parece que vaya a marcar el discurrir de media temporada. Nada más lejos de la realidad, pasadas 48 horas, 72 máximo y soportadas las réplicas pertinentes, ya nadie se acuerda. Hoy hace 10 días el presidente Puig sacudía los cimientos políticos de la Comunidad con el anuncio histórico del adelanto electoral, una decisión sin precedentes. Si además le unes la “cólera” de Compromís representada en Mónica Oltra tras el anuncio hubo quién pudo pensar que los rescoldos de la herida abierta llegarían hasta el 28 de abril y que marcarían la campaña electoral. Nada más lejos de la realidad: Ximo Puig -y alguna muestra ha dado ya de veteranía- midió bien. Tras el anuncio del lunes, y en una semana marcada por el viaje del jefe del Consell a Berlín y las manifestaciones del Día de la Mujer, nadie ha vuelto a hablar del tema.

Oltra y Baldoví en las primarias de Compromís
Oltra y Baldoví en las primarias de Compromís - EFE

Otra cosa importante es si el adelanto ayuda a Puig mejorando las opciones del PSPV respecto a sus competidores y, sobre todo, cómo afecta al enfadado Compromís y al bloque de derechas. Sin duda, la formación nacionalista será la gran perjudicada de que esta batalla se libre en clave nacional. Joan Baldoví -su congresista estrella- ya mostró su enfado/temor con la presencia de líderes nacionales en el balcón del Ayuntamiento de Valencia. Ese ha sido quizá el gran fallo de Compromís, desde hace dos meses: siempre mostró temor a un adelanto. Para los demás, el cambio de fecha creo que influye poco, quizá hasta la decisión de Puig, sin quererlo, ayude al PPCV, porque no sé cómo hubiera reaccionado ante una mal resultado de Casado, algo que auguraba una encuesta de este periódico el lunes.

Vicente OrdazVicente Ordaz