Imagen del logotipo de la célebre aplicación
Imagen del logotipo de la célebre aplicación - ABC
SOCIEDAD

Crean las primeras unidades para el tratamiento de menores de edad adictos al WhatsApp

Los expertos alertan de un rápido crecimiento de las adicciones en los próximos años

VALENCIAActualizado:

Jóvenes adictos a las redes de mensajería móvil. La Unidad de Prevención Comunitaria del Ayuntamiento de Mislata ha puesto en marcha un proceso de detección y tratamiento de jóvenes adictos al servicio de mensajería WhatsApp, un fenómeno que, afirman, "no tardará mucho en extenderse, ya que irá en aumento en los próximos años".

Según un comunicado del consistorio, esta unidad ya atiende a cuatro jóvenes, de entre 14 y 16 años, con problemas de dependencia a los chats del teléfono móvil, con un perfil "muy similar", según los especialistas.

"Pueden pasarse horas chateando, incluso durante la noche, y acaban perdiendo la noción del tiempo, aislándose de todo lo que les rodea, y como con cualquier otra adicción, experimentan una sensación parecida al síndrome de abstinencia cuando se les priva del teléfono móvil", explican desde el Ayuntamiento.

Algunos de los jóvenes en tratamiento se ponen nerviosos, se vuelven violentos, gritan, o dan golpes, reacciones desmedidas que llevan a sus padres a pedir ayuda, "aunque se trata de un fenómeno tan nuevo que aún no existen recursos sanitarios para tratarlo".

El psicólogo y experto en adicción a las nuevas tecnologías Quique Madrid es quien habla con los chicos adictos, y asegura que el tratamiento "no es sencillo".

"No podemos usar las mismas estrategias que utilizamos con otras sustancias como el cannabis, la cocaína o el alcohol, porque estos chicos son nativos digitales y no les puedes decir que nunca más van a poder utilizar el móvil", explica Madrid.

Así, al principio hay que quitarles el dispositivo, pero por poco tiempo, ya que lo importante es "enseñarles a utilizarlo", según el psicólogo.

El técnico destaca que esta aplicación de mensajería instantánea es especialmente adictiva por su disponibilidad e inmediatez, "porque puedes ver que la otra persona está en línea y está leyendo tus mensajes, es el llamado síndrome del doble check".

A ello se une la generalización de la propia tecnología, ya que WhatsApp es la aplicación preferida en nuestro país y la utilizan el 88 % de los ciudadanos.

La del WhatsApp es una adicción de las llamadas "comportamentales", es decir, que no están provocadas por una sustancia, como el alcohol o el tabaco, sino por una conducta o comportamiento, como las compras compulsivas o la adicción al juego o al sexo.