Imagen de una de las sedes de la Universidad Católica de Valencia tomada este jueves
Imagen de una de las sedes de la Universidad Católica de Valencia tomada este jueves - MIKEL PONCE
Sociedad

De la capilla «sixtina» a la acción social: el impacto de la Iglesia católica en Valencia

El Arzobispado evita la confrontación a la espera de conocer detalles sobre el cobro de impuestos anunciado por el Ayuntamiento

VALENCIAActualizado:

El Arzobispado de Valencia ha optado por evitar entre en controversia con el Ayuntamiento que preside Joan Ribó. Así, el obispo auxiliar de Valencia, Arturo Ros, ha indicado este jueves, respecto a la decisión del Ayuntamiento de la capital valenciana de cobrar impuestos a entidades religiosas con actividades lucrativas, que hay que ver lo que la administración municipal pide. Así, ha señalado que en función de lo que se reclame se hará.

En el entorno eclesiástico el anuncio del Consistorio ha generado malestar, toda vez que sostienen, en la línea de la Conferencia Eposicopal Española, que la Iglesia católica «no goza de privilegios», ya que paga tributos en función de sus actividades económicas -por ejemplo en el caso de venta de inmuebles-. Además, recuerdan que la Ley de Mecenazgo establece también el régimen fiscal de entidades deportivas o federaciones.

Al respecto, la Iglesia católica enfatiza su «retorno a la sociedad», que no se limita a la asistencia a personas necesitadas (solo en 2017 Cáritas diocesana atendió a 53.000 personas en la ciudad). En el caso de Valencia argumentan su impacto turístico y recuerdan al respecto que el impacto económico del patrimonio de la Iglesia se refleja en actividades como el turismo.

De hecho, una de las rutas más promocionadas de la ciudad por parte de la Administración es la que recorre las iglesias de San Nicolás - conocida como la capilla Sixtina valenciana- y San Juan del Hospital, con paradas en la catedral y la basílica de Nuestra Señora de los Desamparados.

Respecto a la versión oficial con luces y taquígrafos, el obispo Rosa ha reiterados este jueves que "hay que ver lo que se nos pide y conforme se nos pida, haremos", ha manifestado Ros, que se ha mostrado partidario de actuar con "mucha serenidad". No obstante, ha subrayado que no conoce el contenido de la propuesta del consistorio valenciano, que ha conocido esta jornada y de la que no tiene información porque "no he tenido tiempo de leer nada".

Vista del interior de la iglesia de San Nicolás en Valencia
Vista del interior de la iglesia de San Nicolás en Valencia - MIKEL PONCE

Arturo Ros se ha pronunciado de este modo en declaraciones a los medios de comunicación antes de participar en una jornada de puertas abiertas de Proyecto Hombre, preguntado por la decisión del Ayuntamiento de València de comenzar este año a cobrar impuestos como el de Bienes Inmuebles, el de Construcciones, Instalaciones y Obras y el de Actividades Económicas a entidades religiosas con actividades lucrativas.

En este caso estarían instituciones académicas como la Universidad Católica de Valencia y sanitarias como el Hospital Casa de la Salud pero no espacios de culto ni de asistencia social. La decisión del Ayuntamiento de la capital valenciana fue anunciada este miércoles por el concejal de Hacienda, el socialista Ramón Vilar, durante un desayuno informativo de balance de los tres años de gestión del actual ejecutivo local.

"No he conocido la noticia hasta esta mañana. No sé el contenido exacto de lo que se dice. Pero miraremos lo que se nos pide", ha planteado el obispo auxiliar de Valencia. Ha agregado que "la Iglesia tiene que colaborar en las instituciones civiles como cualquier otra entidad" y ha afirmado que se hará "lo que sea necesario" pero reiterando que "hay que ver un poco lo explícito de lo que se nos sugiere".

Imagen de la vicepresidenta Oltra y el obispo Ros tomada este jueves
Imagen de la vicepresidenta Oltra y el obispo Ros tomada este jueves - MIKEL PONCE

Así, ha repetido que "hay que ver lo que se pide" y que se actuará conforme a ello "con mucha serenidad". Arturo Ros ha comentado que la Iglesia católica cuenta con "muchos lugares que no son propios de culto" pero que son espacios "donde se ofrecen muchas actividades de acción social, de acción caritativa y de acción educativa".

Ros no ha precisado el número de dependencias que no tendrían finalidad de culto preguntado por ello. A este respecto, ha manifestado que "las parroquias tienen lugares de culto, casas abadías donde viven los sacerdotes y también locales parroquiales donde se hace la catequesis, se atiende a jóvenes, y locales de cáritas parroquial". Ha detallado que hay 600 de estos últimos.

"La diversidad es tan grande que sería imposible saber exactamente cuántos. Lo que tenemos controlado como lugares nuestros todos tienen un destino muy definido, siempre para acoger a la gente y atenderla en las diversas actividades que hacemos permanentemente", ha añadido el representante del Arzobispado de Valencia.

Por su lado, la vicepresidenta del Gobierno valenciano y consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, que ha asistido también a la jornada de puertas abiertas de Proyecto Hombre ha destacado, preguntada por la iniciativa del Ayuntamiento de València, que esa decisión "se está refiriéndose no a los bienes de culto sino a los que no son de culto, a aquellos bienes que pueden tener un rendimiento económico".

Oltra ha explicado que "el Ayuntamiento de Valencia aprobó el año pasado ya una moción en la que se instaba al Gobierno de España a cambiar determinada normativa básica estatal, entre otras cosas, en relación a los bienes de la Iglesia a la Ley Hipotecaria".

"Es un debate que está sobre la mesa y, en todo caso, depende de que el Gobierno de España impulse una serie de cambios normativos porque afecta a la legislación básica estatal. El Ayuntamiento de Valencia lo que está haciendo es dando cuenta de un acuerdo que tomó ya en noviembre del año pasado", ha agregado la responsable autonómica.