Alberto Caparrós - Crónicas sabáticas

Es lo que hay, Peter Lim

«Si los 40.000 socios valencianistas le dieran la espalda y dejaran vacío Mestalla, Peter Lim se comería literalmente 194 millones de euros»

Alberto Caparrós
VALENCIAActualizado:

«Es lo que hay». O lo tomas o lo dejas. La advertencia del máximo accionista del Valencia Club de Fútbol -verbalizada este sábado a través de un cobarde comunicado de la entidad en las redes sociales- lo mismo sirve para intentar -sin éxito alguno- mitigar una crisis deportiva que para explicar los motivos de por qué España sigue sin Gobierno casi cinco meses después de las elecciones generales o los argumentos a los que se aferra el presidente del Senado para no dimitir pese a las evidencias de plagio que desveló esta semana en exclusiva ABC.

Puestos a tirar de lugares comunes, también se les podría decir que «es lo que hay» a los miles de alicantinos afectados por las graves inundaciones provocadas por la histórica gota fría que ha arrasado la provincia esta semana. Resultaría inconcebible.

La catástrofe de la Vega Baja, la ausencia de Gobierno o que los políticos plagiadores se aferren al cargo son asuntos mucho más serios que el deporte, que al fin y al cabo no deja de ser una afición.

Con todo, la masa social que arrastra una entidad centenaria como el Valencia Club de Fútbol no se merece el desprecio de Peter Lim, plasmado en la ausencia de explicación alguna de las últimas decisiones tomadas en la entidad. Más allá de un resultado deportivo como el de este sábado en el Camp Nou -el Valencia ha pasado a ganar una final al Barcelona con Messi en el césped a salir goleado con un juvenil como estrella culé-, la situación actual no se resuelve con un tuit. Y menos con la amenaza del «es lo que hay».

Imagen del partido disputado este sábado por el Valencia ante el Barcelona
Imagen del partido disputado este sábado por el Valencia ante el Barcelona - AFP

Peter Lim tiene, como accionista mayoritario, la potestad de tomar las decisiones que estime oportunas. Sin embargo, no debe olvidar que si los 40.000 socios valencianistas le dan la espalda y dejan vacío Mestalla se comería literalmente los 194 millones de euros que se ha gastado en el club.

Dicho esto, ni Lim ni el presidente de la entidad, Anil Murthy, saltan al campo. Este sábado, dos referentes históricos del valencianismo como Fernando Gómez Colomer y David Albelda dejaron claro que la destitución de un entrenador, en este caso Marcelino García Toral, no debe constituir una excusa para que los futbolistas bajen los brazos. La plantilla se debe a la camiseta que viste y al sueldo que cobra y la cuestión anímica no cuela. Lo dicen Albelda y Fernando, que suman 1.034 partidos oficiales en el Valencia Club de Fútbol: «A correr y a jugar». Esto sí que es lo único que hay.

Alberto CaparrósAlberto CaparrósJefe de secciónAlberto Caparrós