El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, durante su discurso - Jordi Bedmar

Puigdemont insiste: «Haremos el referéndum en 2017 y aplicaremos el resultado sin dilaciones ni excusas»

El presidente catalán aprovecha su mensaje de Fin de Año para asegurar que el año que viene se celebrará un «referéndum legal y vinculante»

BARCELONAActualizado:

En su estreno en el tradicional mensaje de Fin de Año, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, se ha mantenido fiel al mantra soberanista que viene repitiendo cada poco tiempo y ha insistido, una vez más, en que el Gobierno catalán celebrará en 2017 un referéndum por la independencia de Cataluña y que aplicará su resultado «sin dilaciones ni excusas».

«El año que viene será, pues, clave para el futuro de este país ya que los los catalanes y las catalanas decidiremos libremente nuestro futuro en un referéndum legal y vinculante», ha subrayado Puigdemont, quien ha vinculado esa supuesta legalidad «al mandato de las leyes»,aunque sin explicitar el texto pactado por Junts Pel Sí y la CUP el pasado jueves. El resultado, ha insistido, será el que el Gobierno y el Parlament «tendrán que aplicar sin dilaciones ni excusas».

«Cataluña se ha ganado su reconocimiento como nación en el marco de una Europa que queremos más unida, más segura y más democrática», ha señalado Puigdemont, quien ha querido defender el talante dialogante de su Ejecutivo y la voluntad de mano tendida hacia el Gobierno. «Hemos sabido tejer consensos amplios en Cataluña alrededor del referéndum, como se demostró en la reunión de la semana pasada en el Parlament, pero aún no hemos recibido respuesta a la mano tendida para pactarlo desde el Gobierno español. Continuaremos con la mano tendida siempre, pero desde el compromiso y la fidelidad a nuestros principios», ha dicho.

En un discurso con el que también ha querido marcar perfil social y ha señalado «el ascenso de los populismos» como una de las «asignaturas pendientes de la humanidad», el presidente catalán ha asegurado que el Gobierno catalán trabaja con la «voluntad decidida de eficacia, con compromiso y sensibilidad social» y con el objetivo de «mejorar las condiciones de vida todos los catalanes sin excepción». «Porque las personas, piensen lo que piensen, sean de donde sean, son el centro de nuestra acción de gobierno», ha añadido.

Con todo, y pese a menciones al crecimiento económico y a la creación de ocupación, el referéndum ha centrado buena parte del mensaje. Así, el presidente catalán ha recordado que tomó posesión del cargo con el objetivo de «llevar al país de la post-autonomía en el pre-independencia», algo que, ha añadido, su Gobierno está cumpliendo «fielmente».