Vista de Barcelona desde el Parque Güell
Vista de Barcelona desde el Parque Güell - ABC

Cinco lugares para hacer pícnic en Barcelona

Un tema recurrente pero en Barcelona sobran los lugares para sentarse y disfrutar de la buena vista y la comida de un picnic. Aquí cinco opciones

BarcelonaActualizado:12345
  1. Montjuïc

    Vista aérea de la montaña de Montjuïc
    Vista aérea de la montaña de Montjuïc - INÉS BAUCELLS

    El parque de la montaña de Montjuïc sorprende cada vez que uno lo visita, aquí sobran los espacios para sentarse tranquilo y disfrutar, ya sea de un plato casero, un bocadillo de Maxi Pa o una pizza de algún local del Poble Sec. Desde las escalinatas del Teatre Grec, pasando por los rosales de la Colla del Arrós, cualquiera de sus miradores, hasta el cementerio (hay para todos los gustos), aquí hay muchos sitios perfectos para pasar desapercibido y compartir lugares secretos con la pareja, los amigos o los pensamientos propios.

  2. Jardines del Turó del Putget

    Vistas de Barcelona desde el Turó del Putget
    Vistas de Barcelona desde el Turó del Putget - ABC

    Daniel Brühl, actor alemán nacido en Barcelona, escribió hace un par de años un libro sobre la ciudad. Brühl cuenta que para escribirlo se inspiró en este parque. Las vistas de la ciudad desde sus jardines son espectaculares y, efectivamente, inspiradoras. Al ser un parque en la montaña, alejado del centro, se mantiene inmune a los turistas y a cualquier multitud. Un remanso de paz y tranquilidad para disfrutar solo o acompañado.

  3. Jardines del Palau de Pedralbes

    Jardines de Pedralbes
    Jardines de Pedralbes - ABC

    Tan solo algunos vecinos y turistas despistados suelen aprovechar la belleza y tranquilidad de este espacio. Fuentes, flores, rincones secretos que te hacen olvidar en pocos minutos que estás en Barcelona. Un espacio muy especial, en la mismísima Diagonal, en particular para los que gustan de escuchar el agua correr en el fondo, mientras leen un libro o disfrutan de algo para comer. Una lástima que no haya sanitarios públicos en el recinto.

  4. Parc Güell

    Vista de Barcelona desde el Parc Güell
    Vista de Barcelona desde el Parc Güell - ABC

    A pesar del actual pago que hay que hacer para ingresar, solo se necesita para acceder a la zona monumental y el parque abarca mucho más, este es un rincón de Barcelona que merece la pena visitar por lo menos una vez al año. Si hay que agradecer algo al cobro es que ahora, la zona de los balcones y la escalinata, ya no están infestadas. Aún así, sigue siendo muy visitado y si se quiere descansar un poco del bullicio, lo mejor es andar un poco y recorrer los múltiples caminos del parque. Hay muchos espacios hermosos entre sus jardines y no hay que dejar que la idea del cobro o el reclamo turístico nos alejen de él.

  5. Parc del Clot

    Los arcos del Parc del Clot
    Los arcos del Parc del Clot - ABC

    Este parque (y este barrio) vive entre la ciudad y la eterna construcción de la estación de la Sagrera. Aún así, conserva su belleza (a pesar de su olvido y singular degradación). Un sitio perfecto para hacer una sesión de fotos de novios del tipo «graffiti trash the dress», tan de moda en Estados Unidos. La zona del acueducto es perfecta para tomarse una pausa y seguir el camino. Recientemente se abrió una nueva escuela de danza a unos pasos del parque, el Salón Plugiese. Dicen los que saben que el Clot es el nuevo Poble Sec. ¿Será?