Varios "manteros", la semana pasada en el vestíbulo de la plaza Cataluña
Varios "manteros", la semana pasada en el vestíbulo de la plaza Cataluña - INÉS BAUCELLS

La CUP exigirá habilitar «un espacio fijo y seguro» para los «manteros» en Barcelona

La formación preguntará a Colau por el «sacrificio clandestino» de 68 perros en el centro municipal de acogida de animales de compañía

BarcelonaActualizado:

La CUP de Barcelona pedirá en la comisión de Presidencia y Seguridad de este miércoles que el Gobierno municipal habilite "un espacio fijo y seguro" donde los vendedores ambulantes que hay en la ciudad puedan desarrollar su actividad con seguridad, así como que se ponga fin a la "persecución policial" hacia el colectivo.

En una rueda de prensa este lunes, la concejal Maria Rovira ha exigido que hasta que la administración no pueda garantizar su derecho a la vivienda, al trabajo y a los derechos sociales básicos, que se ponga fin a la persecución "de los más vulnerables", sobre todo, ha dicho, si el ayuntamiento se autodenomina progresista, según ha recogido Ep.

La formación anticapitalista critica las recientes actuaciones policiales contra el colectivo, que se han llevado a cabo para desalojar al "top manta" de la estación de plaza Cataluña de Barcelona, porque ponen trabas a que el colectivo pueda trabajar. Según denuncian, el gobierno municipal no está cumpliendo sus deberes de garantizar los derechos de todos los vecinos.

Sacrificio en la perrera

Además, la CUP pedirá explicaciones al Gobierno municipal en la comisión de Ecología, Urbanismo y Movilidad que también se celebrará esta semana sobre el sacrificio de 68 perros potencialmente peligrosos en la perrera de titularidad pública este mes de diciembre, y que se tomen medidas para evitar que la situación vuelva a suceder: "La falta de recursos no justifica el sacrificio clandestino", ha apuntado el concejal Pere Casas.

El grupo municipal ha denunciado que estos perros estaban sanos y no habían protagonizado ningún incidente en el Centro de Acogida de Animales de Compañía de Barcelona (CAACB) y que se trata de "sacrificios clandestinos" ante la previsión de que tras las fiestas navideñas llegaran más mascotas al centro.

El concejal anticapitalista Pere Casas ha detallado que a fecha 18 de diciembre 2018 constaban en las dependencias del CAACB 217 perros y en fecha del 26 de diciembre pasado, 149 perros y que en este periodo se prohibió el acceso al recinto de algunos de los voluntarios que iban expresamente a trabajar con los perros de razas potencialmente peligrosas para integrarlos y socializarlos.

Por otro lado, la CUP pedirá en las comisiones que el gobierno promueva un convenio para avanzar hacia la municipalización del servicio de tranvías, así como en la ejecución de las dos fases de la red y que se garanticen los derechos laborales de los trabajadores de las salas de estudios nocturnas.