Josep Bou, ayer en Barcelona
Josep Bou, ayer en Barcelona - PEP DALMAU

ELECCIONES MUNICIPALES BARCELONAJosep Bou: «Lo primero que haría como alcalde sería restituir el busto del Rey en el Pleno»

El alcaldable del PP en Barcelona defiende que su formación tiene garantizará el espacio moderado de centro derecha en el Ayuntamiento

BarcelonaActualizado:

Josep Bou (Vic, 1955) afronta la recta final de campaña con la misma energía del primer día. El alcaldable del PP, que confiesa que le cansa mucho más el trabajo como empresario, está convencido de que su candidatura está «bien encarada» y agradece los momentos en los que se ve con gente de a pie, como el de anteayer a última hora en el barrio de Verdún, donde, explica nada más llegar, rememoró que allí mismo con 14 años aprendió a bailar sardanas.

—Sardanas, trece apellidos catalanes. A algunos todavía les choca su perfil en el PP...

—Al PP le han ubicado como anticatalán, pero el PP piensa, siente y sueña en catalán. No estamos en contra de Cataluña, sino del nacionalismo porque excluye, debilita la economía y maltrata la convivencia. Que el Ayuntamiento pudiera perder un espacio moderado de centro derecha, como el del PP, sería como dejarlo cojo. Somos los únicos que realmente representamos la derecha porque el resto son de izquierdas. Por eso tenemos que estar: para aportar en economía, bienestar social y creación de empleo.

—¿Los malos resultados el 28-A les perjudican?

—No creo, porque recogeremos el voto que fue disgregado por los partidos que debilitaron al PP. Nos volverán a votar porque se han dado cuenta de que la derecha puede aportar mucho. Cada vez que el PP se ha marchado del gobierno ha dejado a la gente trabajando y el PSOE, en el paro.

—Más de izquierdas o derechas, el debate es entre independentistas o no...

—Lo que interesa realmente a la gente es la seguridad, movilidad, vivienda, empresa, economía, turismo… Hay que hablar de esto pero la lectura será por desgracia el voto constitucionalista o independentista.

—¿Cómo se diferencian las tres fuerzas constitucionalistas?

—PSC, Valls y PP tenemos la obligación de entendernos y si yo no puedo ser alcalde intentaremos que lo sea Collboni o Valls. Loas tres candidaturas tenemos visiones diferentes en vivienda, movilidad, seguridad, empresa, economía y turismo. Yo he visto a Valls y Collboni discutir en debates por ver quién es más socialista, como si tuvieran un socialómetro. Yo no soy socialista: además de constitucionalista, tengo como objetivo el crecimiento económico, apoyo a la empresa y a los empleados y hacer crecer a Barcelona. No me cansaré de decirlo: el PP tiene que ser popular, no populista. Y popular quiere decir impulsar empresas y dar trabajo. Veo posible bajar el paro de los diez puntos a seis y crear 15.000 empresas o autónomos al año.

—¿Qué le diría al votante que duda entre el PP o Vox?

—Que me voten a mí. Cualquier voto de Vox irá irremediablemente a la cola de la CUP o del PDECat. Los que están en contra del separatismo ayudarán al separatismo y me debilitarán a mi. Yo no les fallaré. Que no se equivoquen más.

—¿Qué es lo primero que haría en el Ayuntamiento?

—Coger la efigie del Rey personalmente y recolocarla en el Ayuntamiento. Habrá quien dirá que esto es una tontería, pero es muy importante: hay que decir que Barcelona es una ciudad de futuro, sensata, respeta las leyes y da una buena acogida.

—Está priorizando cuestiones de simbología, como el nomenclátor, el cuartel del Bruc, la presencia del Ejército...

—Una de mis máximas es normalizar Barcelona. Que el cuartel del Bruc tenga una entidad militar, porque esto nos dice que el Estado está presente y que se defiende la libertad, la democracia y el prestigio de España. Debemos dejarnos de polémicas que no se entienden, como la de los uniformes… Tenemos que conseguir que Barcelona vuelva a ser lo que era, ir de la mano a buscar eventos, como otros Juegos de invierno o verano, y buscar todo lo que sea posible. Tenemos que arremangarnos.

—¿Podrán volver las empresas que se ha marchado?

—No es fácil, porque el procés sigue descarrilado. Si algún candidato puede hacerlo, soy yo porque soy empresario. Para intentar que vuelvan, para empezar necesitamos un Ayuntamiento que no esté gobernado ni por el independentismo, porque se marcharán todavía más, ni por el populismo, porque ha estado cuatro años al gobierno y ya vemos cómo ha ido la cosa.

—¿Cuál de los dos sería peor entre independentismo o populismo?

—Lo peor es que quieran utilizar a Barcelona como capital de la república catalana, como dijo Quim Torra. Que la usen políticamente sería un paso histórico negativísimo. Es que por eso mismo he dado yo este paso, para intentar que no sea así.

—Este miércoles le arropará Casado en Barcelona...

—Hemos hecho un buen matrimonio. Vox y Cs debilitaron al PP pero esto ya está superado. Con él al frente del PP, con las estrategias y líneas claras, ahora mismo no hubieran nacido ni Ciudadanos ni Vox.

—¿Se ve cuatro años en el Ayuntamiento trabajando por Barcelona?

—Quiero estar en la alcaldía o formando parte del gobierno con Collboni o Valls y si no, haciendo una oposición fuerte, capaz. Tengo dudas de que otros candidatos duren. Mira lo que ha pasado con Cs: ahora todos los líderes catalanes se han fugado a Madrid...

—¿Pero usted a Madrid no irá?

—No. Con Casado llegamos a hablar del Congreso y le dije que de ninguna de las maneras... Yo no quiero hacer carrera política, no tengo aspiraciones ni quiero cobrar porque no tengo esa necesidad. Estoy aquí porque creo que tenía que servir a lo que quiero, porque soy catalán de pies a cabeza pro español por los cuatro lados. Por eso intentaremos frenar a quienes quieren separarnos, dividirnos y a la larga enfrentarnos. No los dejaremos, a mi nadie me hará sentir extranjero en mi casa.